Ir al contenido principal

No más vidas

Lo reconozco. No vi el último capítulo de 7 vidas. A pesar de que era un fiel seguidor de la serie y que no perdonaba ni uno sola de sus emisiones, su despedida no despertó en mí ningún interés. Y es que si Globomedia ha decidido retirar la serie antes de que perdiera fuelle para convertirla así en referente de la ficción española, para mí hace tiempo que 7 vidas dejó de respirar.
No es por agotamiento, estoy convencido. Podría haber tenido ocho, nueve o veinte vidas más si sus guionistas o sus responsables de casting hubieran sido más espabilados. Han sido precisamente sus últimas decisiones las que han condenado a la serie a una muerte anunciada a gritos. Nuevos personajes sin nada que aportar, y algunos dudosamente interpretados, son el principal motivo del fracaso de esta temporada y del descenso en las audiencias (no hay que olvidar que hasta la infumable Mis adorables vecinos venció durante algunas semanas a esta otrora serie prodigio).
Si el personaje de Mónica, interpretado por Maria Pujalte, ya no encajaba demasiado con el resto del reparto, las tres incorporaciones de esta nueva tanda de capítulos parecían directamente extraídas de otro serial. Leandro Rivera y Cristina Peña harían perfectamente su papel en culebrones juveniles al más puro estilo de Al salir de clase, mientras que Yolanda Ramos debería elegir entre dos opciones: o seguir imitando a Maria Teresa Campos en Homo Zapping, que lo hacía estupendo, o encaminar la chabacanería de Charo hacia otros espacios que la acogerían con los brazos abiertos, como por ejemplo Los Serrano. Desde luego, la culpa no es de estos actores sino de los que no supieron ver que en 7 vidas no había sitio para ellos.
Mención especial y honorífica merece Amparo Baró, la columna vertebral de la serie, la actriz por excelencia, la única por la que algunos de estos últimos capítulos se podían ver. Por ella me llevo un excelente recuerdo. Y por otros dos personajes que, junto a Sole, son los que han encumbrado a 7 vidas como una de las mejores ficciones de la televisión española. Paco y Aída. Javier Cámara y Carmen Machi. Al primero ya sólo lo podremos ver en cine, donde ha demostrado una gran versatilidad. A la segunda, al menos, nos queda el consuelo de poder disfrutarla, aunque con otro estilo, en su propia serie.
Sería injusto no reconocer la labor de los guionistas, cuando de hecho son los principales responsables de que la primera sitcom española saliera airosa del experimento. Supieron adaptar este género norteamericano a la realidad de nuestro país, dotar a sus guiones de agilidad y de un ingenio políticamente incorrecto y, sobre todo, de un humor hasta entonces desconocido por estos lares. Todo esto quedará merecidamente reconocido. Lástima que Globomedia no supiera darle un merecido adiós y cerrar la persiana dos temporadas antes, cuando la serie todavía no había perdido del todo el rumbo. O, como mínimo, haberla clausurado por todo lo alto con ese capítulo 200 en directo y en el que se volvió a demostrar que el equipo que hay detrás de 7 vidas es una notable excepción en la televisión de nuestro país.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

DUNKERQUE | Nolan pluscuamperfecto

Últimamente parece que hay que diferenciar entre películas y experiencias cinematográficas. Como si el cine en mayúsculas fuera un coto exclusivo de determinadas cintas de autor, como si la autoría excluyera por norma la vertiente más comercial. Christopher Nolan pertenece a esa tierra de nadie en la que sus parias casi deben pedir perdón por dignificar el blockbuster, si es que sus propuestas pueden encajarse en tan denostado género. Y para no restarles mérito, casi con condescendencia, los defensores de la pureza del séptimo arte califican sus obras de experiencias, otorgándole al cine otros menesteres.

Pues sí, Dunkerque es toda una experiencia. La más envolvente y asfixiante que jamás se haya rodado sobre una contienda bélica. Reducirla a un espectáculo de fuegos artificiales es cuanto menos injusto, ya que independientemente de su afán por el entretenimiento, como si éste fuera un demérito, la película nos sumerge como nunca en lo más parecido a un estado de guerra. El caos, la s…