Ir al contenido principal

For your consideration: 10 escenas de la temporada seriéfila que los Emmy deberían considerar

A sólo una semana para que se den a conocer los contrincantes oficiales que batallarán este año por el máximo galardón televisivo, cuando la suerte ya está echada y los académicos ya se han pronunciado, no está de más destacar algunas de las escenas que, esperamos, hayan tenido en cuenta para tomar sus decisiones. A continuación, diez escenas seriéfilas imprescindibles de la temporada, que destacan no sólo por su intensidad dramática sino también como serias aspirantes a múltiples categorías en los próximos Emmy.

[Contiene spoilers]

10. Better Call Saul 1x06
La escena: Mike se reconoce culpable de la muerte de su hijo.

Dudamos que el spin-off de Breaking Bad corra la misma suerte en los galardones que su serie madre, que se despidió el año pasado por todo lo alto después de tantos años de ninguneo frente a Mad men. La nueva creación de Vince Gilligan demuestra lo que ya nos temíamos, que Saul Goodman no es un personaje con la entidad suficiente como para sostener toda una serie. Sin embargo, Mike, su partenaire en la ficción, protagoniza el mejor capítulo de la primera temporada, cuando se desprende de esa capa de frialdad y se derrumba ante su nuera con un sentido “I broke my boy”. Es evidente que el poco magnetismo de McGill como protagonista hace brillar al resto del reparto.

9. Empire 1x06
La escena: Cookie revela que lleva lencería debajo del abrigo durante una cena familiar.

Ha sido, sin lugar a dudas, el fenómeno de la temporada en Estados Unidos, batiendo récords con cada nuevo episodio y pillando totalmente desprevenida a la cadena Fox, que ya ha encontrado en Empire su nueva gallina de los huevos de oro. Oro puro es precisamente Taraji P. Henson, que de prometedora secundaria en el cine ha saltado directamente a reina de la televisión con ese torbellino llamado Cookie Lyon. Cualquiera de sus apariciones sube el listón de esta imposible, pero efectiva, fórmula dramático-musical, aunque ese “This is an ass!” frente a la nueva novia de su marido es gloria bendita.

8. Halt and Catch Fire 1x09
La escena: Joe observa atónito el primer Mac.

Lograr despertar la curiosidad, incluso el entusiasmo, por algo tan cotidiano y tan incomprensible para la gran mayoría de la audiencia como es la informática ya es todo un logro. Hacerlo además con un cuarteto protagonista perfectamente ensamblado, dignos los cuatro de un galardón, es directamente un milagro. El nacimiento de una era informática que cambiaría por completo nuestras vidas, en plenos años 80, se refleja perfectamente con esta brillante escena en la que Joe McMillan descubre asombrado el primer Macintosh en la Comdex de Las Vegas. Jamás la invención y el emprendimiento se habían mostrado con una dosis de ilusión tan emocionante.

7. The good wife 6x20
La escena: Alicia renuncia públicamente a su cargo como fiscal general del estado.

Tras una quinta temporada insuperable, las críticas no se han hecho esperar a lo largo de esta sexta entrega. Imposible estar a la altura de su predecesora. Sin embargo, es injusto restarle mérito a las nuevas andaduras legales y sentimentales de Alicia Florrick, porque los guionistas han seguido deparándole grandes logros. Uno de ellos es este maravilloso inicio de capítulo, referencia explícita a la primera escena de la serie, cuando Alicia permanecía en un segundo plano durante la comparecencia en la que su marido reconocía los escándalos sexuales. Ahora es ella la que da la cara públicamente y su marido el que observa desde atrás. Intercambio de posiciones que, sin embargo, no se correspondía con un intercambio real de roles en la pareja. La subyugada esposa se mantiene, al menos públicamente, al amparo del macho alfa.

6. The Affair 1x09
La escena: Alison se derrumba ante su psicólogo.

Otra de las sorpresas de la temporada ha sido este thriller intimista que si para algo ha servido, además de para plasmar la subjetividad de la mente humana, es para descubrirnos del todo a Ruth Wilson (sublime también, y radicalmente distinta, en Luther). Los Globos de Oro, siempre más arriesgados que los Emmy, no dudaron en auparla a lo más alto a principios de año. Ahora sólo falta un empujoncito final para que la actriz inglesa despida el año con los dos galardones más prestigiosos de la televisión. Esta escena, en la que por fin extrae el sentimiento de culpa por la muerte de su hijo, es el mejor ejemplo de la delicada actuación de Wilson.

5. Cómo defender a un asesino 1x04
La escena: Annalise Keating se quita la peluca frente al espejo.

Ya no sorprende que intérpretes consolidados en la industria cinematográfica de Hollywood den el salto a la televisión. Pero lo que no es tan habitual es que una actriz sea tan generosa con el público como lo ha sido Viola Davis en la temporada de estreno de Cómo defender a un asesino. Esta loca mezcla de crímenes, sexo y derecho penal, fruto de la mente perversa de Shonda Rhimes, perdería todo su aliciente sin su protagonista. Y prueba de ello es esta sencilla pero impactante escena en la que una mujer madura se despoja sin miramientos de todo artificio. Una decisión valiente, que surgió de la propia actriz, y que supone toda una patada a los cánones de belleza impuestos por la industria del entretenimiento.

4. Homeland 4x08
La escena: Carrie hace que capturen a Saul para salvar su vida.

La protagonista más inestable de la televisión traiciona a su mejor amigo para salvarle de una muerte segura en una de las escenas más adrenalínicas de la temporada. Carrie teledirige a Saul a manos de sus captores talibanes a pesar de haberle prometido que no permitiría que lo volvieran a secuestrar. Lo hace a distancia, mediante drones, como si de la pantalla de un videojuego se tratara. Sólo un ejemplo de acción trepidante para una cuarta temporada que ha demostrado que Homeland sigue en muy buen estado de forma.

3. The Americans 3x06
La escena: Elizabeth y Philip confiesan a su hija que son espías soviéticos.

Probablemente es una de las series más ninguneadas por los Emmy. Hasta que ha llegado esta tercera temporada, impecable, y los críticos se han puesto de acuerdo para reivindicarla. La creación de Joseph Weisberg podría estar nominada en cualquiera de sus categorías pero la pareja protagonista es sin duda el valor añadido en este apasionante thriller de espías soviéticos infiltrados en Estados Unidos. Con Paige en el centro de la trama, la última temporada está repleta de otros grandes momentos, como por ejemplo ese brillante final de episodio en el que Philip se desprende de su peluca frente a la mirada atónita de Martha.

2. The Jinx 1x06
La escena: Robert Durst confiesa accidentalmente que es un asesino.

Ha sido considerada como la confesión más impactante de la historia de la televisión. Y no es una afirmación exagerada. El director de este prodigioso documental seriado, Andrew Jarecki, consiguió lo que la policía estadounidense llevaba años intentando, que el magnate inmobiliario reconociera su triple homicidio con esta espeluznante declaración fuera de cámara: “What the hell did I do? Killed them all, of course”. Pocas veces la televisión ha tenido un impacto tan mayúsculo y controvertido como el que causó esta confesión. Ejercicio brillante de ficción, puesta en escena y periodismo que merece toda consideración.

1. Juego de tronos 5x10
La escena: El paseo de la vergüenza de Cersei.

Escoger una única escena de una temporada repleta de momentos inolvidables (Ver las 10 mejores) es muy complicado, sobre todo porque algunas son incluso más trascendentales para la trama de la serie. Sin embargo, estos minutos de contención y vergüenza en los que la reina madre expía sus pecados frente a una masa furibunda han sido de los más intensos y menos efectistas de Juego de tronos, concediéndole a Lena Headey una oportunidad de lucimiento interpretativo que debería recompensarse sí o sí con el Emmy a la mejor actuación femenina.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

DUNKERQUE | Nolan pluscuamperfecto

Últimamente parece que hay que diferenciar entre películas y experiencias cinematográficas. Como si el cine en mayúsculas fuera un coto exclusivo de determinadas cintas de autor, como si la autoría excluyera por norma la vertiente más comercial. Christopher Nolan pertenece a esa tierra de nadie en la que sus parias casi deben pedir perdón por dignificar el blockbuster, si es que sus propuestas pueden encajarse en tan denostado género. Y para no restarles mérito, casi con condescendencia, los defensores de la pureza del séptimo arte califican sus obras de experiencias, otorgándole al cine otros menesteres.

Pues sí, Dunkerque es toda una experiencia. La más envolvente y asfixiante que jamás se haya rodado sobre una contienda bélica. Reducirla a un espectáculo de fuegos artificiales es cuanto menos injusto, ya que independientemente de su afán por el entretenimiento, como si éste fuera un demérito, la película nos sumerge como nunca en lo más parecido a un estado de guerra. El caos, la s…