Ir al contenido principal

El secreto de la felicidad lo tiene Pixar

Hay sentimientos imposibles de explicar. Reacciones imprevistas, que nos descubren rincones recónditos de nuestro cerebro. Impulsos que traspasan ese perímetro de seguridad que nos mantiene cuerdos. De ahí que la idea de cinco seres entrañables y antagónicos dirigiendo nuestra mente a través de un cuadro de mandos se antoje como la mejor y más lúcida manera de explicar los complejos mecanismos que cada día dictan nuestras actuaciones.

Que nuestro destino esté en manos de los caprichos de cinco emociones tan dispares como la alegría, la tristeza, la ira, el miedo y el asco resulta reconfortante. Nos encontramos bajo los designios de sentimientos contrapuestos, que pueden escapar a nuestro control. Es todo un consuelo. Nos elude de tanta responsabilidad, de esa presión que implica actuar siempre con corrección y coherencia. Definir a nuestros semejantes a partir de los protagonistas de Inside out es además un ejercicio que le reconcilia a uno con el género humano. Todo se entiende mucho mejor si imaginamos a un muñequito maniobrando a nuestros congéneres como marionetas.

Lo que ha conseguido Pixar con esta nueva maravilla de la animación es inaudito. Ha creado todo un universo, palpable, tangible, de algo tan abstracto como la mente humana. De ahí que la introducción a esa galaxia interior que nos va narrando la más optimista de las emociones, esa Alegría siempre en busca de la felicidad a toda costa, resulte tan hipnótica y fascinante. En apenas unos minutos asumimos sin pestañeo que somos lo que somos gracias a la acumulación de sensaciones, de recuerdos, en forma de bolitas de colores. Y que en cualquier momento, cualquier circunstancia inesperada puede hacer tambalear los cimientos que conforman nuestra identidad.

En el caso de Riley, la pequeña en cuyo interior nos adentramos sin contemplación, se trata de la familia, los amigos o la diversión. Todos sus pilares comienzan a derrumbarse desde el momento en que su entorno se muda del idílico Medio Oeste americano al bullicio de San Francisco. A partir de ese momento, el control que monopolizaba Alegría cae en manos de esas otras emociones menos valoradas socialmente, pero con las que tarde o temprano deberemos aprender a convivir. Los juegos, las risas, la inocencia, dan paso a los miedos, las decepciones y la tristeza. De repente, la vida se ha vuelto más compleja.

Lejos de ofrecernos una visión disneyniana, la filial Pixar prefiere mantenerse fiel a su filosofía basada en el ingenio, el sentido del humor y la ternura. Los exponentes de esas cualidades suelen estar en los pequeños grandes detalles, como esa pareja de basureros que aspiran, con mayor o menor acierto, los recuerdos que pasarán a mejor vida o ese estudio de cine, al más puro estilo Paramount, que se encarga de construir nuestros sueños. El momento nostálgico lo encontramos también en el fundido a negro de un personaje secundario, cuando grita a las alturas “Llévala a la luna por mí”. La plasmación más amarga del adiós a la infancia y a la imaginación.

Inside out es la entrada a un apasionante parque temático donde las atracciones se inspiran en nuestros estados de ánimo. Un entorno idílico pero no utópico en el que confraternizan todos los sentimientos. Un viaje desde la infancia a la edad adulta que consiste en asimilar que la felicidad la conforman esos instantes en los que la alegría, el asco, el miedo, la ira y la tristeza logran ir de la mano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …