Ir al contenido principal

EMMYS 2015: ¿La consagración definitiva de Mad men?

Ellos van por libre. ¿Que los Globos de Oro se entregan por completo a una de las sorpresas de la temporada? Pues ellos, los académicos de la televisión estadounidense que cada año otorgan los premios más importantes de la industria, deciden ignorar por completo a The affair. ¿Que la HBO pare una de las producciones más arriesgadas y polémicas de la temporada? Pues ellos se olvidan sin problema de The leftovers e insisten, erre que erre, con Downton Abbey e incorporan como gran novedad en sus apuestas a Better call Saul, spin-off de Breaking bad que no llega a la suela de su serie madre.  

Es probable que Mad men se despida este año por la puerta grande. Los Emmy ya demostraron su devoción por la serie de Matthew Weiner con cuatro galardones consecutivos antes de las imparables temporadas finales de Breaking bad. Precisamente por ello, esta edición, en la que el pescado parece estar ya vendido, debía ser la del riesgo, la de la distinción de aquellos trabajos que han dignificado el drama y a los que también se podrían sumar Bloodline, The Knick o las despedidas de Boardwalk Empire y Sons of anarchy.  

Toda la contención y el conservadurismo que demuestran los académicos en sus nominaciones dentro del apartado dramático, se revuelve por completo en la comedia, dónde sí reservan hueco a las novedades más destacadas de la temporada. Una variedad cuyo máximo exponente lo encontramos este año en el apartado de mejor actriz secundaria, con hasta ocho candidatas al galardón. Eso sí, visto el historial de los últimos cinco años, escasas opciones tienen las nuevas incorporaciones: ni Orange is the new black pudo con Modern family.

A continuación, mi apuesta personal en las principales categorías de drama. En verde, los que creo que ganarán; en naranja, los que me gustaría que ganaran.

Mejor drama
  • Better Call Saul 
  • Downton Abbey 
  • Game of Thrones 
  • Homeland 
  • House of Cards 
  • Mad Men 
  • Orange Is the New Black 

Después de haber sido la niña mimada de estos premios durante sus cuatro primeros años de existencia, es de esperar que la academia de televisión norteamericana quiera despedir a Mad men con todos los honores. Lo contrario supondría un extraño precedente. Pisándole los talones, con nada menos que 24 nominaciones, estaría Juego de tronos, que no cesa en su empeño por arrebatarle el trono a las series de culto. Los que no dejan de insistir tampoco son los académicos respecto a Downton Abbey, que cada año logra colarse en la categoría madre a pesar del rumbo cuesta abajo de la serie de época. Por su parte, Orange is the new black pega un brinco de la comedia al drama sin inmutarse. Es lo bueno que tiene moverse en ese complicado terreno de la dramedia. La apuesta por House of cards se mantiene de igual forma que la exquisita calidad de esta joya de David Fincher, mientras que el gran patinazo de las nominaciones llega en forma de novedad: ‘Better call Saul’ ha demostrado que su protagonista (aunque también se encuentre entre los afortunados aspirantes a mejor actor) es el que tiene menos entidad de todo el reparto. Por suerte, la grata sorpresa de una lista con pocos sobresaltos, es ese reconocimiento a la cuarta temporada de Homeland, que una vez más ha demostrado a los escépticos que su fórmula está bien lejos de agotarse.

Mejor actriz de drama
  • Claire Danes, Homeland 
  • Viola Davis, How to Get Away with Murder 
  • Taraji P. Henson, Empire 
  • Tatiana Maslany, Orphan Black 
  • Elisabeth Moss, Mad Men 
  • Robin Wright, House of Cards 

Tres grandes incorporaciones a la lista de nominadas a mejor actriz. Una, Tatiana Maslany, que los seguidores de Orphan black venían reclamando desde los inicios de la serie. Las otras, dos debuts como protagonistas en televisión que han revolucionado por completo la ficción estadounidense, dos torbellinos que han demostrado que el black power ha logrado en la pequeña pantalla lo que jamás consiguió en el cine. Sabemos que los Emmy tienen devoción por Julianna Margulies y Claire Danes. La primera no está este año en la contienda; la segunda se ha marcado unas cuantas escenas para el recuerdo en esta cuarta temporada. Si los académicos deciden no arriesgar con Viola Davis o Taraji P. Henson, quizá vaya siendo hora de reconocer la impecable labor de Robin Wright en House of cards, sobre todo en esta tercera entrega en la que las grietas han aparecido en el matrimonio Underwood. Pero con seis nominaciones infructuosas a sus espaldas, este debería ser el año de Elisabeth Moss.

Mejor actor de drama
  • Kyle Chandler, Bloodline 
  • Jeff Daniels, The Newsroom 
  • Jon Hamm, Mad Men 
  • Bob Odenkirk, Better Call Saul 
  • Liev Schrieber, Ray Donovan 
  • Kevin Spacey, House of Cards 

Lo mismo le ocurre a Jon Hamm. El pobre lleva desde los inicios de Mad men, allá en 2008, intentando subir al escenario para leer su discurso de agradecimiento. Ocho dolorosas nominaciones, una por cada temporada de la serie, que bien merecen ya un reconocimiento, aunque sólo sea por representar a todo un icono de la televisión como es Don Draper. Entre sus contrincantes hay tres nuevas incorporaciones: una merecidísima para Liev Schrieber por Ray Donovan, otra más cuestionable para Bob Odenkirk, que al fin y al cabo ha conseguido que Saul Goodman nos caiga un poquito mejor, y una totalmente inmerecida para Kyle Chandler, no porque su interpretación sea un desastre sino porque el auténtico aliciente de Bloodline es su hermano en la ficción, Ben Mendelsohn. Los otros dos oponentes de Hamm, más veteranos, son también más peligrosos. Jeff Daniels ya sorprendió hace dos ediciones con el máximo galardón por su trabajo en The newsroom. Kevin Spacey, por su lado, lleva ya tres intentos y con el aval bajo el brazo del último Globo de Oro por su incontestable Frank Underwood. ¿A la tercera irá la vencida?

Mejor actriz secundaria de drama
  • Joanne Froggatt, Downton Abbey 
  • Lena Headey, Game of Thrones 
  • Emilia Clarke, Game of Thrones 
  • Christina Hendricks, Mad Men 
  • Uzo Aduba, Orange Is the New Black 
  • Christine Baranski, The Good Wife 

Sin Anna Gunn ni Maggie Smith en la lista de nominadas, nos faltan referencias para saber hacia dónde virarán los académicos en esta apasionante batalla que enfrenta directamente a Cersei Lannister con Daenerys Targaryen. La resolución debería ser incuestionable: la quinta temporada de Juego de tronos es la de Lena Headey y su ya memorable paseo de la vergüenza. No hay más discusión, sobre todo si tenemos en cuenta la innecesaria presencia de Joanne Froggatt por Downton Abbey y la nominación, más bien de relleno, de Christine Baranski (nada me haría más ilusión que un Emmy para la gran Diane Lockhart). Más imprevisibles son las otras dos aspirantes. Uzo Aduba, alias Ojos saltones, ha avanzado en un año de actriz invitada a actriz secundaria y de comedia a drama por Orange is the new black, mientras que Christina Hendricks es otra de las afectadas por la maldición Mad men, esa que afecta por completo a su reparto y que la ha castigado con otras cinco nominaciones previas sin premio gordo. Quizá este sea al año de compensar al enorme casting principal de la serie.

Mejor actor secundario de drama
  • Jonathan Banks, Better Call Saul 
  • Ben Mendelsohn, Bloodline 
  • Jim Carter, Downton Abbey 
  • Peter Dinklage, Game of Thrones 
  • Michael Kelly, House of Cards 
  • Alan Cumming, The Good Wife 

Es, con diferencia, el apartado más interesante de la velada, quizá porque no hay ni un solo puesto que no sea merecido. El más cuestionable, por repetitivo, es el de Jim Carter, pero hay que reconocer que su presencia en Downton Abbey es casi tan imprescindible como la de Maggie Smith. Peter Dinklage mantiene su asiento reservado en la lista de nominados a pesar de que Tyrion no ha sido uno de los grandes protagonistas de la quinta temporada de Juego de tronos. Sólo por su encuentro con Daenerys ya merece toda mención. Alan Cumming, por su parte, vuelve a primera línea con su impagable Eli Gold en The good wife, mientras que Jonathan Banks se enfrenta a su segunda nominación por encarnar, aunque sea en dos series distintas, al ex policía Mike. Los dos recién llegados lo hacen pisando muy fuerte. Michael Kelly ha resucitado, y de qué manera, en la tercera temporada de House of cards y Ben Mendelsohn, como decíamos, es el gran aliciente de Bloodline. Cualquiera de ellos puede y merece ganar.

Mejor comedia
  • Louis 
  • Modern Family 
  • Parks and Recreation 
  • Silicon Valley 
  • Transparent 
  • Unbreakable Kimmy Schmidt 
  • Veep 

Mejor actriz de comedia
  • Lily Tomlin, Grace and Frankie 
  • Amy Schumer, Inside Amy Schumer 
  • Edie Falco, Nurse Jackie 
  • Amy Poehler, Parks and Recreation 
  • Lisa Kudrow, The Comeback 
  • Julia Louis-Dreyfus, Veep 

Mejor actor de comedia
  • Anthony Anderson, Black-ish 
  • Matt LeBlanc, Episodes 
  • Don Cheadle, House of Lies 
  • Louis C.K., Louie 
  • William H. Macy, Shameless 
  • Will Forte, The Last Man on Earth 
  • Jeffrey Tambor, Transparent 

Mejor actriz secundaria de comedia
  • Niecy Nash, Getting On 
  • Julie Bowen, Modern Family 
  • Allison Janney, Mom 
  • Kate McKinnon, Saturday Night Live 
  • Mayim Bialik, The Big Bang Theory 
  • Gaby Hoffman, Transparent 
  • Jane Krakowski, Unbreakable Kimmy Schmidt 
  • Anna Chlumsky, Veep 

Actor secundario de comedia
  • Andre Braugher, Brooklyn Nine-Nine 
  • Adam Driver, Girls 
  • Keegan-Michael Key, Key & Peele 
  • Ty Burrell, Modern Family 
  • Titus Burgess, Unbreakable Kimmy Schmidt 
  • Tony Hale, Veep

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …