Ir al contenido principal

Juego de tronos 4x01: La calma después y antes de la tormenta

Ha vuelto como de costumbre, con ritmo pausado y guardándose los platos fuertes para más adelante. Juego de tronos no se deja llevar por la euforia colectiva que genera a su alrededor y, a pesar de que el estreno el pasado domingo batió récords en la HBO, el capítulo con el que abrió su cuarta temporada no albergó ningún sobresalto destacable.

Two swords ha supuesto un respiro necesario para la serie, sobre todo tras los acontecimientos de la boda roja y los que están por venir, que no son moco de pavo. El pistoletazo de salida ha servido sobre todo para reubicar emocionalmente a los personajes en un nuevo escenario situado entre la desaparición de los Stark y el desembarco de nuevas amenazas.

Los protagonistas de la serie más multitudinaria de la televisión están experimentando grandes cambios. Ya sabemos que en Juego de tronos, como en la vida, tan pronto eres de noble cuna que fugitivo. Eso cuando hay suerte y no te conviertes en un nuevo cadáver, de los que tampoco andaremos escasos esta temporada. La batalla por el Trono de Hierro está pasando factura a todo el mundo, a excepción quizá de Sansa Stark, acostumbrada a ser ya la eterna e indefensa víctima de la trama.

 Uno de los más perjudicados es probablemente Jaime Lannister, que tras su llegada a Desembarco del Rey se topa de bruces con la más cruda realidad: en la corona no hay lugar para mancos. Su padre ya no le guarda un hueco entre los cargos de relevancia y su sobrino regente lo desprecia en público sin miramientos. Ya ni siquiera encuentra en Cersei un hombro en el que llorar sino más bien el resentimiento por haber demostrado por primera vez debilidad. El abismo que mediaba entre Jaime y la oveja negra de la familia, su hermano Tyrion, ya no parece tan prominente.

Por su parte, su compañera de viaje hacia la humildad, Brienne de Tarth, protagoniza una de las escenas más emotivas del episodio, cuando por fin puede disculparse ante la princesa Margaery por la muerte de Renly (Lady Olenna se afianza como la Lady Grantham de Juego de tronos). Mientras, Desembarco del Rey se prepara para otra gran boda y recibe a los primeros invitados, entre los que se encuentra Oberyn Martell, nuevo personaje al que los guionistas le deparan un gran protagonismo y que llega con muchas ganas de venganza por la brutal muerte de su hermana.

En el Norte, Jon Nieve va consolidando su madera de líder y desafiando a los altos poderes de la Guardia de la Noche, pero sin duda es su hermana Arya la que está madurando a marchas forzadas y a base de golpes en su andadura con El Perro. Sin duda, ya es la Stark con más capacidad para matar a sangre fría, tal como demuestra la escena que cerró el primer capítulo de esta temporada.

Pero la imagen más imponente del episodio, junto a la presentación de los thennitas (desconocidos en los cuatro primeros volúmenes de Canción de hielo y fuego), la encontramos al otro lado del mar Angosto, nuevamente con Daenerys y sus dragones como protagonistas. Los adorables retoños ya han adquirido proporciones de Jurassic Park y como buenos adolescentes comienzan a convertirse en fieras indomables. Desde luego, no serán el único quebradero de cabeza de la Khaleesi, pero desconocemos las consecuencias que tendrá esta fuerza incontrolable sobre sus aspiraciones al Trono de hierro.

Como suele ocurrir en Juego de tronos, parece que el invierno nunca llegue pero es en la creación de ese clima de amenaza constante, que presumiblemente explotará en forma de película, dónde reside su gran potencial. ¿Dónde están Stannis Baratheon y Melisandre? ¿Qué ha pasado con Gendry? ¿Y con Theon Greyjoy? Este primer capítulo, a modo de aperitivo, ha sido sólo una primera aproximación a la que seguro será una de las temporadas más emocionantes de la serie.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

LOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO | La Rogue One de Todos los hombres del presidente

Salvando las enormes distancias entre dos propuestas tan distintas, hay que admitir que Los archivos del Pentágono contiene una gran similitud con el primer spin-off de Star Wars. Ambas películas desarrollan una trama más o menos desconocida, con mayor o menor fortuna, para deleitarnos en los últimos minutos con una apoteósica y vibrante secuencia en la que se enlaza con un episodio vital de nuestra memoria audiovisual y colectiva. Si en la saga galáctica Rogue One nos emplazaba al inicio de los inicios, Spielberg remata su análisis sobre la época dorada del The Washington Post uniéndola con su capítulo más destacado en la historia del periodismo de investigación, el que protagonizaron Woodward y Bernstein con el caso Watergate y que inmortalizó Alan J. Pakula en Todos los hombres del presidente. Ambos filmes, por tanto, despliegan una traca final que reconcilia al espectador escéptico con todo el metraje anterior, dejando la sensación de que el viaje ha merecido la pena.

Pero, ¿mere…