Ir al contenido principal

PANTALLAZOS #6


LOS ACIERTOS 
- Segunda temporada de The Killing: La serie de la AMC calla las voces críticas con uno de los finales más redondos y hermosos de la televisión. Esperemos que el grato recuerdo no quede empañado con el posible rescate por parte de otra cadena. 
- Segunda temporada de Juego de tronos: Más medios, más localizaciones y más calidad. La escena que cierra la temporada es uno de los cliffhangers más espectaculares de la historia. 
- Titanic: El taquillazo de James Cameron demuestra sobrevivir al paso del tiempo. 15 años más tarde se mantiene como una de las cintas imprescindibles de la historia del cine. 
- Take shelter: Inexplicable que una de las cintas apocalípticas más interesantes del género pasara totalmente desapercibida por la cartelera española. Michael Shannon, impresionante. 
- Los juegos del hambre: La sustituta de la saga adolescente Crepúsculo ha demostrado ser mucho más intensa y espectacular que su antecesora. 
- Final de Mujeres desesperadas: Un capítulo emotivo, con homenaje a los muertos y a los fans, cierra de forma magistral otra comedia insustituible de la televisión.
- Un feliz acontecimiento: El director de El primer día del resto de tu vida regresa con un retrato ácido y realista de eso tan maravilloso e idílico que es tener un bebé. 
- Blancanieves y la leyenda del cazador: El argumento no vale un pimiento, pero sus aires a lo Juego de tronos y la presencia de Charlize Theron como malvada la hacen imprescindible. 
- The Newsroom: Vilipendiada por buena parte de la crítica, esta idílica visión del periodismo que nos brinda Aaron Sorkin desde la HBO es otro ejemplo de clarividencia y genialidad. 
- Ice age 4: Tras el pequeño fiasco de la etapa prehistórica, parece que el estandarte animado de la Fox ha regresado con la misma frescura de sus inicios. 
- Carmina o revienta: El debut de Paco León tras las cámaras no es sólo un desternillante retrato de una andaluza impagable sino también toda una revolución para la distribución cinematográfica. 
- Quinta temporada de Damages: Con el caso Wikileaks de fondo, la apasionante rivalidad entre Patty Hewes y Ellen Parsons termina por todo lo alto. 
- El caballero oscuro: La leyenda renace: Christopher Nolan cierra una de las sagas superheroicas, junto a X-Men, más coherentes e interesantes de la historia. 
- Prometheus: El regreso de Ridley Scott a la ciencia ficción y al imaginario de Alien contiene algunas de las escenas más hipnóticas y terroríficas del género.

LO INDIFERENTE
- Mirror, mirror: De todas las versiones de Blancanieves habidas y por venir, parece que la protagonizada por Julia Roberts es la que antes terminará en el baúl de los recuerdos. 
- Los vengadores: El encuentro de los superhéroes de la Marvel ha barrido en taquilla pero no aporta al género algo más que no sean fuegos artificiales. 
- El sexo de los ángeles: Más allá del reclamo sexual, el trío dirigido por Xavier Villaverde ha dejado al personal más frío que caliente. 
- Final de House: Ha llegado demasiado tarde, ocho temporadas eran demasiadas para una fórmula, la del irreverente doctor, que se fue agotando capítulo a capítulo. 
- Els nens salvatges: Las interpretaciones y la puesta en escena son innegables, pero el planteamiento y sobre todo el mensaje educativo ya están muy explotados. 
- Las chicas de la sexta planta: Esta comedia sobre unas criadas españolas en el París de los 60 puede que haya sido un éxito en Francia, pero desde luego su humor no ha trascendido más allá de sus fronteras. 
- Quinta temporada de True blood: La salida de Alan Ball certifica lo que muchos de sus seguidores llevan tiempo pronosticando, que los vampiros de la HBO se arrojan al delirio. 
- Moonrise Kingdom: Wes Anderson sacrifica el guión de esta historia infantil por una estética sesentera con la que encandilar de nuevo a los más modernos. 
- The Amazing Spiderman: Un reboot tan cercano en el tiempo a la trilogía de Sam Raimi sólo podía terminar en cuestionamientos sobre su utilidad y en comparaciones odiosas. 
- Rock of ages: Adam Shankman, director de Hairspray, no consigue trasladar el humor y el ingenio a este otro musical en el que sólo sobresalen los trabajos de Tom Cruise y Catherine Zeta-Jones. 
- Brave: La primera cinta de Pixar protagonizada por una heroína ha terminado siendo menos revolucionaria que clásicos de Disney como Mulan o Pocahontas. 
- El legado de Bourne: No sé si por la ausencia de Matt Damon o por la de Paul Greengrass o por la de ambos, pero esta sobreexplotación de la saga no me invita a ir al cine. 
- Headhunters: El laureado thriller noruego termina siendo más una película de acción que una buena trama repleta de giros inesperados.

LAS DECEPCIONES 
- [REC]3: La saga pierde personalidad y sobre todo terror con este divorcio final entre Paco Plaza y Jaume Balagueró. 
- Battleship: Llamada a ser uno de los blockbusters del verano, el resultado ha sido tan descabellado como la propia idea de llevar al cine un juego de mesa como ‘Hundir la flota’. Veremos qué pasa con el Monopoly. 
- Dark shadows: Vistos los últimos resultados, más vale que Tim Burton y Johnny Depp dejen de colaborar juntos, porque ni con un planteamiento tan prometedor logran encauzar unidos una película burtoniana como dios manda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …