Ir al contenido principal

Let me be your star

Si Smash fuera un gráfico, sin duda sería una especie de gran V, con el trazo totalmente impreciso, pero con sus puntos más álgidos en el inicio y el final de la línea que marca su calidad. Cuando la NBC estrenó la serie hace quince semanas, nos encontramos con uno de los mejores pilotos de la temporada, un arranque tan espectacular y ambicioso como el musical de Marilyn sobre el que giran todas las tramas. Desde aquella apoteosis, las desventuras de Ivy y Karen, las dos rivales para alzarse con el papel protagonista, cayeron en una espiral de petardeo y surrealismo que sólo se ha vuelto a superar gracias al brillante episodio final.

Que los dos grandes clímax de Smash se sitúen a tanta distancia el uno del otro conlleva varias preguntas, como por ejemplo si merece la pena tragarse el resto de capítulos a la espera de que surja el milagro o si tanto costaba extender la fórmula de piloto y season finale al conjunto de la serie. Ambas cuestiones son difíciles de entender, una porque se responde con una inexplicable recomendación y la otra porque carece de respuesta. La lógica, por tanto, se escapa de cualquier decisión que uno pueda tomar respecto a Smash.

¿Recomendamos pues el visionado de este indescriptible drama musical? Pues francamente, no seré yo el que acarree luego con las consecuencias, así que de entrada el primer consejo pasa por prohibir cualquier acercamiento al episodio piloto. Sí, porque una vez planteado su argumento, la serie atrapa de manera incomprensible, hasta el punto que los capítulos más flojos, la gran mayoría de ellos, se digieren con satisfacción. El gozo se mezcla con un sentimiento de culpabilidad muy poco aconsejable.

Avisados los suspicaces, me dirijo ahora a los que hemos sufrido y disfrutado a partes iguales con Smash. Porque hemos tenido que soportar a un personaje tan inútil y repugnante como el del ayudante Ellis, porque hemos visto rebajado el talento de Angelica Houston a meras onomatopeyas (hasta que llegó el bendito final), porque incluso han logrado que echemos de más a la mismísima Uma Thurman. Pero en contraprestación también hemos presenciado brillantes diálogos, como el que protagonizaron Derek y Tom en el capítulo 8, y sobre todo grandes actuaciones que son las que enseguida nos han reconciliado con la serie y sus altibajos.

La pregunta sin respuesta es por qué los responsables de Smash no han sido capaces de trasladar la emoción y la buena factura a la totalidad del producto, cuando tanto en el inicio como en el desenlace han demostrado conocer exactamente los ingredientes necesarios. La serie se crece con los ensayos, los trapicheos entre bambalinas, las decisiones a puerta cerrada, la rivalidad entre Karen y Ivy, pero en cambio insiste en dedicar más minutos de los necesarios a tramas secundarias de dudoso interés, como la crisis matrimonial de Julia, encarnada por una Debra Messing que no logra alcanzar la convicción.

Smash nació con ambición, con grandilocuencia, con voluntad de espectáculo total. Y así es como debe continuar, explotando sin miramientos los grandes números musicales, las coreografías al estilo Bollywood, las tensiones de la trastienda. Sólo así se concibe una segunda temporada que, una vez preestrenado con éxito el esperado Bombshell, desconocemos por completo en qué basará su argumento. ¿Se suicidará Ivy? ¿Volverá Ellis reconvertido en malo malísimo de la serie? ¿Sufrirá la función un enésimo cambio de protagonista? ¿Qué les queda por aportar a Julia y Tom? Spielberg y compañía aún tienen su tiempo para pensar y sobre todo para reflexionar que puede que The voice no siempre esté ahí delante de cómodo colchón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …