Ir al contenido principal

El maleficio de Burton

Érase una vez un director que dominaba a la perfección el arte de narrar cuentos, que nos llevaba de la mano por donde quería, embaucados como estábamos, niños y adultos, por su capacidad de transformar la imaginación en realidad. Se llamaba Tim Burton, y entre sus múltiples hazañas destacaba la de convertir como por arte de magia lo terrorífico, lo tenebroso, lo siniestro, en un mundo extraordinario y fascinante.

Burton conseguía que millones de espectadores se encariñaran con un cadáver, que la muerte resultara divertida, que el universo de ultratumba floreciera como en primavera. El blanco y el negro los transformaba en color y sin saber cómo, nos hechizaba una historia tras otra. Desde los fantasmas de Bitelchús hasta las aventuras de un rostro pálido de prodigiosas manos, pasando por su particular visión del hombre murciélago.

Hasta que un buen día las malvadas garras de los señores de Hollywood tentaron al maestro con suculentas promesas y de repente su talento, hasta el momento ajeno a los designios mercantiles, se adentró en un laberinto de mediocridad del que muy pocas veces ha logrado salir. La llegada de unos simios procedentes del pasado nubló el camino del hasta entonces exitoso director, enfrentándolo por primera vez a una crisis creativa y de identidad que todavía perdura.

No todo fueron pesares desde aquella fatídica fecha de 2001. En su particular tormento, Burton logró sacar de su chistera toda una obra maestra llamada Big fish, recuperó en cierta forma la frescura de Pesadilla antes de Navidad en La novia cadáver y volvió a engatusarnos con el cuento infantil sobre Charlie y la fábrica de chocolate. Pero cuando parecía que vislumbraba la luz al final del túnel, el genio cayó de nuevo en las redes de la comodidad. Así nacieron Sweeney Todd y Alicia en el país de las maravillas.

Sumido Burton en una espiral de aburrimiento y reiteración, decidió viajar a su niñez para encontrar la fuente de inspiración en una serie de los años 60 protagonizada por el simpático vampiro Barnabas. Parecía que una historia de brujas, chupasangres y otros seres terroríficos supondría el retorno a un glorioso pasado, a la fórmula infalible de comedia gótica que tan bien le había funcionado. Escogió de nuevo como compañero de viaje a su admirado Johnny Depp, para ver si juntos lograban escapar de las poderosas leyes del mercado. Pero una vez más, el talento de ambos permanece oculto.

El maravilloso prólogo de Sombras tenebrosas funciona como una especie de cruel espejismo, alimentando las esperanzas de quienes pretendían revivir la gozosa experiencia del cine de Burton. Pasados los minutos iniciales, sin embargo, el director renuncia a las situaciones disparatadas de un vampiro del siglo XVIII en plenos años 70 para convertir en monotonía un material con el que antaño habría fabricado auténticos milagros.

Aquel que un buen día recreaba la imaginación de la nada, se encuentra de repente rodeado de todos los medios posibles pero incapaz de recuperar el ingenio perdido. Ni en sus peores pesadillas lograría Burton presagiar un futuro en el que con efectos especiales de vanguardia y un reparto de lujo se vería incapaz de sorprender a su público. El director sigue bajo los efectos de un oscuro maleficio y mientras trata de romper sus efectos narcóticos, a nosotros sólo nos queda extraer la moralina de esta fábula pendiente de finalizar: El dinero casi todo lo corrompe. Colorín, colorado, esperemos que este cuento no haya terminado.

Comentarios

quest ha dicho que…
wow, me encanta el post, enhorabuena!!

Sólo espero no coincidir contigo en la moraleja. Te diré en cuanto la vea. Pronto, muy pronto ;)
POLE.T. ha dicho que…
Gracias! Pues fíjate que yo pensaba que no te gustaría. No hablo NADA de la peli!

A ver si coincidimos en que realmente había muy poco para comentar.
quest ha dicho que…
Sí, sí me gusta mucho. Sí es cierto que has despachado la peli en sí en dos párrafos, pero con eso se ve claro que no necesitaba más... y haces un diagnóstico de su trayectoria con el que casi coincido totalmente.

No sé si echarle la culpa a Hollywood o a qué, pero está claro que no ha estado a la altura en más de una ocasión.
POLE.T. ha dicho que…
"Casi coincido"?? En qué no estás de acuerdo, vayamos a lo interesante!

Puede que no sea Hollywood, porque de hecho siempre ha estado metido en esa industria, no? Creo que es más comodidad y estancamiento. Y Johnny Depp. Debería cambiar de aires y de actor fetiche. En esta peli se lo come vivo Eva Green!
quest ha dicho que…
Pues no coincido en que Charlie y la fábrica de chocolate no me engatusó.
En cambio La novia cadáver sí me devolvió al mundo de Pesadilla antes de Navidad, que no viví en su momento álgido... y me encantó.
POLE.T. ha dicho que…
Charlie es un poco irregular, la verdad. Me encanta la introducción de la historia del niño pero luego se vuelve un poco delirante en el interior de la fábrica.

Y de Pesadilla antes de Navidad yo tampoco la viví en el momento, fue un boom mucho mayor que La novia cadáver! Ese es el tipo de chaladuras que uno espera de Burton.

A ver qué opinas el lunes!!

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …