Ir al contenido principal

Sacando los colores al cine español

Santiago Segura ha tenido la decencia de esperar seis años desde la última entrega de Torrente. Al menos ha tenido ese detalle de dejar reposar al personaje y crear una mínima expectativa. Eso sí, desde el momento en que se daba a conocer el estreno de la cuarta parte, el fenómeno ha irrumpido sin piedad. El amiguete ha paseado la camiseta promocional de la franquicia por todo plató que se precie, sin miramientos ni distinciones, desde la Campos hasta la Quintana, desde Pablo Motos hasta el Wyoming. Lo que la audiencia separa, llega Torrente y lo une. Resultado: más de ocho millones de euros de recaudación en su primer fin de semana. El estreno español más taquillero de la historia.
Está claro que el fenómeno Torrente es una realidad incómoda para el cine español. Mientras la Academia se llena la boca pregonando las excelencias de cintas de autor, resulta que finalmente la única que mueve al personal de sus pantallas de ordenador es una producción cafre y de dudosa intelectualidad. Profunda desazón que desde luego se diluye en cuanto llegan las espectaculares ganancias económicas. Seguramente, en el discurso de los Goya del año que viene, el director de turno se vanagloriará de la buena salud de nuestro cine. Es probable que incluso lo achaque a las medidas contra la piratería.
Cifras e incongruencias aparte, si algo ha quedado patente es la buena acogida de la saga cañí. Sin embargo, con Torrente ocurre lo mismo que con la telebasura. Pocos confesarán contarse entre el millón de espectadores de este fin de semana, y todavía menos reconocerán haber disfrutado con ella. No seré yo el que cometa tal atentado contra mi propia imagen, más que nada porque de nuevo Santiago Segura me ha vuelto a defraudar. No porque esperara un humor más fino, sino justo lo contrario.
Muchos ven en tan despreciable personaje una apología de la homofobia, xenofobia y demás fobias políticamente incorrectas. Yo veía en Torrente una lúcida parodia, una inmensa hipérbole, de los sentimientos que todavía perduran en nuestra sociedad, ocultos tras una máscara de corrección. Las reacciones del público en el cine no terminan de esclarecer este punto. Cuando Torrente se ríe de una árabe con velo o de los inmigrantes sin papeles es imposible saber si el de al lado se descojona por el desatino o por afinidad. Mejor no preguntárselo.
En todo caso, soy consciente de que la crítica social no es precisamente el objetivo de estas películas. Quizá es la excusa que me busco para evitar reconocer que lo que en el fondo me divierte de Torrente son sus salidas de tono, su homenaje al caca-culo-pedo-pis. Y con franqueza, en esta cuarta entrega el director ha echado mano del piloto automático de los cameos y se ha olvidado un poco de ese humor primitivo, un tanto vergonzante, pero que provoca la risa más instintiva.
Convertir el cameo prácticamente en un género tiene sus riesgos. Podemos comprobar que Paquirrín es nefasto como segundo de a bordo y que, en cambio, Yon González asume el rol de macarra de manera sorprendente. Que Belén Esteban aparece un poco forzada pero con cierta dignidad y que, en cambio, David Bisbal aporta mucho más en la banda sonora que en su ridícula aparición. Pero si tuviera que quedarme con un espontáneo, ese sería sin duda Carmen de Mairena. Su momento es tan surrealista que termina siendo el menos impostado.
En definitiva, Santiago Segura nos brinda una cuarta parte notoriamente mejor que la tercera (tampoco era muy complicado) pero que en nada rescata el espíritu de Torrente, el brazo tonto de la ley y su secuela en Marbella. De cara a la quinta, convendría tirar menos de amiguetes y un poco más de la tan criticada caspa original. Porque, como apuntaba el otro día Ramón de España, esta saga es la radiografía más lúcida que ha dado el cine español sobre nuestro tragicómico país.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
yo he vista las otras 3, la 1ª en el cine con los amigos, las otras en la tv...y esta la vere tambien, supongo que en la tv..las dos primeras no estaban mal, la otra fue muy mala.

jesn.
quest ha dicho que…
A torrente se le pueden reconocer muchos méritos, pero no el de ser buen cine, no crees¿?

Pero bueno, para ser una cuarta entrega, hay que ver lo que aguanta el tío.
POLE.T. ha dicho que…
Yo he dicho tal cosa???
quest ha dicho que…
NO.
He dicho yo que lo hayas dicho¿?

:)
POLE.T. ha dicho que…
jajaja, la tensión se puede cortar con cuchillo!
quest ha dicho que…
jajaja

Eso es porque conversamos poco y claro, hay malentendidos.

jaja
POLE.T. ha dicho que…
Y de la crítica qué tenemos que decir? Porque ya hace tiempo que ni nos tomamos la molestia en comentar, eh?
quest ha dicho que…
Yo creo que es muy fácil rajar de Torrente, ponerla por los suelos y hacerse el erudito. No lo haces, mantienes las distancias y te mojas menos que otras veces porque precisamente ahora sería demasiado fácil.

Me gusta.
POLE.T. ha dicho que…
Como que no me mojo?? si digo que me gusta el humor caca-culo!!

Ahora no encuentro la crítica de ayer de Ramón de España pero decía más o menos lo que yo (y que conste que ya la tenía redactada casi toda ayer). Decía "A riesgo de que me quiten el carnet de intelectual"! jajajaj
quest ha dicho que…
hmm.. dices, me gusta pero no.

eres más tibio en la valoración general.

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

DUNKERQUE | Nolan pluscuamperfecto

Últimamente parece que hay que diferenciar entre películas y experiencias cinematográficas. Como si el cine en mayúsculas fuera un coto exclusivo de determinadas cintas de autor, como si la autoría excluyera por norma la vertiente más comercial. Christopher Nolan pertenece a esa tierra de nadie en la que sus parias casi deben pedir perdón por dignificar el blockbuster, si es que sus propuestas pueden encajarse en tan denostado género. Y para no restarles mérito, casi con condescendencia, los defensores de la pureza del séptimo arte califican sus obras de experiencias, otorgándole al cine otros menesteres.

Pues sí, Dunkerque es toda una experiencia. La más envolvente y asfixiante que jamás se haya rodado sobre una contienda bélica. Reducirla a un espectáculo de fuegos artificiales es cuanto menos injusto, ya que independientemente de su afán por el entretenimiento, como si éste fuera un demérito, la película nos sumerge como nunca en lo más parecido a un estado de guerra. El caos, la s…