Ir al contenido principal

La chirigota de Álex

Álex de la Iglesia, el carismático presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, el hombre que consiguió revitalizar esas infumables galas de los Goya, resulta que además del cargo político también es director de cine, por si algunos lo habían olvidado. Para los pocos desafortunados que hayan perdido la memoria, el bilbaíno ha vuelto a la carga con un producto que reúne y lleva al extremo sus virtudes y defectos. Jamás su factura técnica había sido tan impecable pero jamás ninguna de sus historias había alcanzado el delirio en el que desemboca esta Balada triste de trompeta.
Que Tarantino se descojonara con esta película en la última Mostra de Venecia no significa nada. Ahí están Death proof y otras locuras sin sentido que el director de Tennessee ha producido para demostrarnos que no todo lo que concibe está al mismo nivel de Kill Bill. Para De la Iglesia, sin embargo, ha sido el mejor regalo que le pudo caer en la ciudad de los canales, junto al León de Plata como mejor director y el premio Osella al mejor guión. La gran cantidad de pasta invertida en la promoción de la película no alcanza un halago de Tarantino. El éxito ya está asegurado.
Arranca esta Balada triste de trompeta con una puesta en escena absorbente, de lo más cautivadora, desde los segundos iniciales con las instituciones financiadoras hasta los títulos de crédito de más adelante. Ese bombardeo de imágenes sugería un tratamiento jamás visto sobre los fascismos. Nada que ver con lo que vendría a continuación, aunque la mejor escena del filme se encuentre minutos después, cuando el personaje de Antonio de la Torre, el alter ego de un payaso triste, nos descubre la atmósfera de terror y sometimiento que ha impuesto en una compañía de circo.
Es en ese momento cuando la película alcanza su clímax y parece que estemos embarcados en un proyecto audiovisual sin precedentes en la historia de nuestro cine, en algo surrealista pero plagado de ingenio. La mezcla de comedia, acción y terror, por el momento equilibrada, se muestra en el mejor escaparate posible, una fotografía oscura y siniestra con planos de riesgo. Pero como suele ocurrirle a De la Iglesia, termina convirtiendo una buena premisa, un excelente planteamiento, en un despropósito donde lo único que rige es el caos.
Balada triste de trompeta se convierte de repente en un cúmulo de gags, sketches, o como prefieran llamarlo, en busca de la risa más fácil. Los guiños, los cameos, las parodias, se van sucediendo. Primero, con la imitación de Franco, luego con el atentando contra Carrero Blanco, por último con el rejuvenecimiento de Raphael. Al espectador le vienen a la mente, como si de flashes se trataran, las caricaturas de Polònia (TV3) sobre el caudillo o películas tan denostadas como Mortadelo y Filemón (la segunda parte) o Spanish Movie. Buena parte de la culpa la tiene un actor que aparece en ambas, Carlos Areces, con cuyo rostro y físico resulta imposible no desternillarse.
De la Iglesia adopta sin complejos el piloto automático incluso al final del metraje. Debería hacerse mirar esa obsesión por las persecuciones ascendentes en lugares de vértigo (léase el panel publicitario de Schweppes en El día de la bestia, el terrado de La comunidad o esta inmensa cruz virtual de el valle de los caídos). Sin darnos cuenta, el director, tras la promesa y la novedad del arranque, nos ha sumergido de nuevo en su particular universo, con homenajes directos a sus anteriores propuestas (exceptuando, claro está, Los crímenes de Oxford).
Pensándolo bien, no es de extrañar que Tarantino se partiera de la risa con Balada triste de trompeta. Sólo un chalado osaría imitarlo, porque evidentemente De la Iglesia lo imita, sin contar con los elementos que hacen de sus disparates un material de lo más serio. Sin las parrafadas dialécticas que desbordan talento, sin una cuidada selección musical y sin un montaje arreglado pero informal cualquier intento de alcanzar al director más loco del cine actual es un mero chiste, una chirigota sin sustancia. Imposible de tomar en serio.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Boquiabierto que estoy.

Muy bien argumentado e hilado, por otra parte.
POLE.T. ha dicho que…
Has acertado tanto como con el color rosa!

Yo también me quedé boquiabierto. Iba con expectativas y salí medio cabreado. Tirar a la basura un planteamiento tan bueno, por dios!
quest ha dicho que…
pues sí, tengo que dar menos cosas por sabidas... no como tú, que sabías que "anónimo" soy yo entre tus miles de seguidores. ;)

pero me da rabia.. él me cae muy bien, la premisa estupenda y la estética muy, muy lograda.
POLE.T. ha dicho que…
No te entran ahora más ganas de verla??

El tío estuvo muy gracioso en la presentación de anoche, me encanta su voz!!
quest ha dicho que…
no tiene mala voz, es verdad...

creo que la veré igualmente.. a saber cuándo.
POLE.T. ha dicho que…
Me puedo morir esperando tu veredicto!
quest ha dicho que…
puedes.

jeje.
POLE.T. ha dicho que…
Sabías de la existencia de la canción con ese mismo título de Raphael?
Izengabe ha dicho que…
Siendo de Alex de la Iglesia la veré pq sus películas me suelen entretener, que no es poco... otra cosa es que me guste o no... ya te diré el año que viene (que será cuando seguramente la vea jeje)

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…