Ir al contenido principal

La chirigota de Álex

Álex de la Iglesia, el carismático presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, el hombre que consiguió revitalizar esas infumables galas de los Goya, resulta que además del cargo político también es director de cine, por si algunos lo habían olvidado. Para los pocos desafortunados que hayan perdido la memoria, el bilbaíno ha vuelto a la carga con un producto que reúne y lleva al extremo sus virtudes y defectos. Jamás su factura técnica había sido tan impecable pero jamás ninguna de sus historias había alcanzado el delirio en el que desemboca esta Balada triste de trompeta.
Que Tarantino se descojonara con esta película en la última Mostra de Venecia no significa nada. Ahí están Death proof y otras locuras sin sentido que el director de Tennessee ha producido para demostrarnos que no todo lo que concibe está al mismo nivel de Kill Bill. Para De la Iglesia, sin embargo, ha sido el mejor regalo que le pudo caer en la ciudad de los canales, junto al León de Plata como mejor director y el premio Osella al mejor guión. La gran cantidad de pasta invertida en la promoción de la película no alcanza un halago de Tarantino. El éxito ya está asegurado.
Arranca esta Balada triste de trompeta con una puesta en escena absorbente, de lo más cautivadora, desde los segundos iniciales con las instituciones financiadoras hasta los títulos de crédito de más adelante. Ese bombardeo de imágenes sugería un tratamiento jamás visto sobre los fascismos. Nada que ver con lo que vendría a continuación, aunque la mejor escena del filme se encuentre minutos después, cuando el personaje de Antonio de la Torre, el alter ego de un payaso triste, nos descubre la atmósfera de terror y sometimiento que ha impuesto en una compañía de circo.
Es en ese momento cuando la película alcanza su clímax y parece que estemos embarcados en un proyecto audiovisual sin precedentes en la historia de nuestro cine, en algo surrealista pero plagado de ingenio. La mezcla de comedia, acción y terror, por el momento equilibrada, se muestra en el mejor escaparate posible, una fotografía oscura y siniestra con planos de riesgo. Pero como suele ocurrirle a De la Iglesia, termina convirtiendo una buena premisa, un excelente planteamiento, en un despropósito donde lo único que rige es el caos.
Balada triste de trompeta se convierte de repente en un cúmulo de gags, sketches, o como prefieran llamarlo, en busca de la risa más fácil. Los guiños, los cameos, las parodias, se van sucediendo. Primero, con la imitación de Franco, luego con el atentando contra Carrero Blanco, por último con el rejuvenecimiento de Raphael. Al espectador le vienen a la mente, como si de flashes se trataran, las caricaturas de Polònia (TV3) sobre el caudillo o películas tan denostadas como Mortadelo y Filemón (la segunda parte) o Spanish Movie. Buena parte de la culpa la tiene un actor que aparece en ambas, Carlos Areces, con cuyo rostro y físico resulta imposible no desternillarse.
De la Iglesia adopta sin complejos el piloto automático incluso al final del metraje. Debería hacerse mirar esa obsesión por las persecuciones ascendentes en lugares de vértigo (léase el panel publicitario de Schweppes en El día de la bestia, el terrado de La comunidad o esta inmensa cruz virtual de el valle de los caídos). Sin darnos cuenta, el director, tras la promesa y la novedad del arranque, nos ha sumergido de nuevo en su particular universo, con homenajes directos a sus anteriores propuestas (exceptuando, claro está, Los crímenes de Oxford).
Pensándolo bien, no es de extrañar que Tarantino se partiera de la risa con Balada triste de trompeta. Sólo un chalado osaría imitarlo, porque evidentemente De la Iglesia lo imita, sin contar con los elementos que hacen de sus disparates un material de lo más serio. Sin las parrafadas dialécticas que desbordan talento, sin una cuidada selección musical y sin un montaje arreglado pero informal cualquier intento de alcanzar al director más loco del cine actual es un mero chiste, una chirigota sin sustancia. Imposible de tomar en serio.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Boquiabierto que estoy.

Muy bien argumentado e hilado, por otra parte.
POLE.T. ha dicho que…
Has acertado tanto como con el color rosa!

Yo también me quedé boquiabierto. Iba con expectativas y salí medio cabreado. Tirar a la basura un planteamiento tan bueno, por dios!
quest ha dicho que…
pues sí, tengo que dar menos cosas por sabidas... no como tú, que sabías que "anónimo" soy yo entre tus miles de seguidores. ;)

pero me da rabia.. él me cae muy bien, la premisa estupenda y la estética muy, muy lograda.
POLE.T. ha dicho que…
No te entran ahora más ganas de verla??

El tío estuvo muy gracioso en la presentación de anoche, me encanta su voz!!
quest ha dicho que…
no tiene mala voz, es verdad...

creo que la veré igualmente.. a saber cuándo.
POLE.T. ha dicho que…
Me puedo morir esperando tu veredicto!
quest ha dicho que…
puedes.

jeje.
POLE.T. ha dicho que…
Sabías de la existencia de la canción con ese mismo título de Raphael?
Izengabe ha dicho que…
Siendo de Alex de la Iglesia la veré pq sus películas me suelen entretener, que no es poco... otra cosa es que me guste o no... ya te diré el año que viene (que será cuando seguramente la vea jeje)

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Especial USA: Localizaciones de Twin Peaks

Uno de los motivos que convirtieron a Twin Peaks en todo un éxito fue la atmósfera de la serie, rodada en paisajes tan fríos y sórdidos como la trama que envolvía el asesinato de Laura Palmer. El pueblo que da nombre a esta inolvidable producción de David Lynch no existe, pero el rodaje de exteriores se llevó a cabo en dos localidades muy cercanas a Seattle, Snoqualmie y North Bend, que todavía hoy logran trasladarte a la aterradora ambientación de la serie.

Al contrario de lo que podría parecer, la zona no explota para nada el fenómeno Twin Peaks. Ni siquiera en la tienda de souvenirs más cercana a las cataratas de Snoqualmie (protagonistas de la cabecera y de varias escenas) encontraremos ni una sola referencia a la serie. Sin embargo, incluso para no seguidores, la visita a este entorno natural merece la pena. No en vano, recibe un millón y medio de visitantes al año.
En lo alto de la cascada sigue vislumbrándose el hotel donde pernoctaba el agente Cooper, remodelado por completo …

PIELES | El mal gusto

Algo extraño estaba ocurriendo. El debut en la dirección de Eduardo Casanova, el eterno Fidel de Aída, apadrinado por Álex de la Iglesia y arropado por buena parte de la flor y nata del cine español, se estrenaba exclusivamente en un solo cine de la ciudad de Barcelona. Sin embargo, el fenómeno era tal que la propia taquillera de los cines Maldà, acostumbrados a las mil y una piruetas para incentivar la venta de entradas, subió perpleja al escenario para inmortalizar el llenazo antes de la proyección. 170 personas se vieron obligadas a desplazarse hasta la recóndita sala para comprobar qué nos tenía preparado el mal llamado nuevo enfant terrible del cine patrio. Finalizada la sesión, llegó la clarividencia.

Me imagino las excusas. No se apuesta por el riesgo, la industria de Hollywood lo engulle todo, el público está aborregado, las descargas ilegales. Todas ellas justificadas en muchos casos. No en este. Casanova puede sentirse afortunado de haber podido estrenar Pieles en un solo c…