Ir al contenido principal

El otro fenómeno nórdico

Suecia y los vampiros viven su mejor momento. La primera, gracias al éxito literario interrumpido, y generado a la vez, tras la muerte de su autor, el periodista Stieg Larsson. Millennium ha situado al país escandinavo en el epicentro de la novela negra, desbancando al mismísimo Ikea en el ranking de tópicos suecos de nuestro imaginario colectivo. Los segundos, los chupasangres, también viven su máximo esplendor en la cultura popular gracias a otros fenómenos que han logrado trascender más allá de la literatura. Stephanie Meyer ha convertido su saga vampírica en objeto de deseo de los adolescentes de medio planeta, mientras Charlaine Harris y Sookie Stackhouse cautivaban a Alan Ball y la HBO para producir una de las series revelación de la temporada, True Blood.
Ajeno a estos fenómenos de masas, el director Tomas Alfredson estrenaba sin apenas ruido Déjame entrar, un filme que, a pesar de incorporar los dos requisitos indispensables para triunfar en la actualidad, no ha logrado hacerse un hueco en nuestra taquilla. Su película plantea la relación entre un niño de 12 años y una vampira de su misma edad recién llegada al barrio. El argumento se asemeja de manera extraordinaria al de Crepúsculo, el primero de los taquillazos surgidos de la factoría Meyer, sin embargo de bien seguro que la manera de proceder de ambos filmes es tan diametralmente opuesta como lo habrá sido la respuesta del público.
Alterando el orden lógico, conviene empezar por el desenlace de la película para poder argumentar sus excelencias. Y es que las dos escenas finales de Déjame entrar son las que desplazan al filme hacia el sobresaliente. En primer lugar, el plano sumergido bajo el agua de una piscina y en el que se suceden una serie de acontecimientos que a más de un amante del cine gore habrá dejado insatisfecho. En segundo término, las imágenes finales, en las que el código morse que la pareja iba aprendiendo a lo largo del metraje cobra todo su sentido. El mejor broche final para una cinta que prefiere los detalles a los efectos especiales.
Desde el arranque hasta su espléndido final, la película demuestra su preferencia por crear una atmósfera de ternura y sordidez que sólo un paisaje gélido como el del barrio de Estocolmo en el que está ambientada podría proporcionar. Con un ritmo pausado, Alfredson renuncia a los trucos efectistas del género para ofrecer un enfoque distinto pero igualmente impactante. El terror no viene dado tanto por la explicitud de las imágenes sino por el riesgo y la sorpresa de determinados planos. A los mencionados del desenlace, se les suman otros como la escalada de la joven vampira por la fachada del hospital, el particular degollamiento de las víctimas o el angustioso ataque de unos gatos a una recién convertida.
Pero no sólo de terror se compone esta obra. Los dos personajes principales, fruto de un casting perfecto, despiertan la ternura indispensable para dotar de una gran sensibilidad a la película. Ambos son extraños en su mundo destinados a entenderse. Uno, ultrajado por sus compañeros de clase y condenado a resignarse. La otra, muerta viviente y esclava de su alimento. El introvertido mundo en el que se encuentran encerrados se hace un poquito más grande cuando se cruzan sus caminos. Una peculiar historia de amor bastante alejada de los manidos enredos de instituto.
Suecia, de la mano del desconocido Tomas Alfredson, logra una vez más reconceptualizar una fórmula ya establecida. De la misma forma que Larsson ha logrado resucitar para el gran público un género literario y que el multimillonario Ingvar Kamprad ha revolucionado el sector del mueble doméstico, puede que Déjame entrar signifique el comienzo de un nuevo resurgir del género de terror. Vistos los resultados, esperemos que Suecia siga dando de que hablar.

Comentarios

Manderley ha dicho que…
Me ha sorprendido bastante esta película, desde el ritmo, la ambientación, hasta lo bien que están los dos protagonistas. Es un soplo de aire fresco para este género lleno de tópicos sobretodo en estos momentos en los que triunfa la previsible y aburrida Crepúsculo. Me encanta que nos ahorren determinadas escenas que no aportan nada a la narración, y sobretodo la forma de hacerlo, la escena de la piscina o la de la bañera, creo que es bueno dejar que el espectador intuya o imagine sin mostrarlo todo. Una pena que no haya tenido mucho éxito en taquilla.
ErrolFlynn ha dicho que…
Uy, creo que he llegado tarde a la fiesta del anterior artículo. Como los comentarios no tienen fecha... Uno no sabe.

Te leo, Pol.

Entradas populares de este blog

EL DÍA DE MAÑANA | El primer golpe de Originales Movistar

Las comparaciones con Cuéntame eran inevitables. Otra historia ambientada entre el tardofranquismo y los enclenques inicios de la democracia disponía ya de un referente clarísimo en nuestra televisión. Pero basta echar un vistazo al primer capítulo para vislumbrar que la propuesta de Mariano Barroso con El día de mañana dista mucho de la visión acomodada y para todos los públicos que nos brindan los Alcántara. Aquí el protagonista es Justo Gil y existen serias dudas sobre si un personaje con tantas aristas tendría hueco en otro lugar que no fuera la televisión de pago.

Porque sí, los Originales de Movistar por fin dan un paso adelante en materia de ficción tras otras propuestas que, o bien simplemente alardeaban de factura (véase La peste) o directamente pasaban al olvido (ignórense Félix o Matar al padre, por ejemplo). Ha tenido que llegar el flamante presidente de la Academia de Cine para demostrarnos que presupuesto y guion pueden ir de la mano para ofrecernos una serie que, ahora …

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

ÓRBITA 9 | Una odisea pseudoespacial

A Órbita 9 le ha pasado lo mismo que le ocurrió en su día a Blancanieves con The Artist o a La isla mínima con True detective. La todopoderosa Hollywood lastró en cierta forma sus innovadoras propuestas adelantándose en su estreno. Y es que el mismo día que llega a nuestras pantallas esta ambiciosa coproducción española y colombiana aterrizan Jake Gyllenhaal y Ryan Reynolds con Life, aunque la referencia que claramente lapida toda posibilidad de sorpresa llegó semanas antes con Passengers. Hay escenas de la cinta española que recuerdan sobremanera a la superproducción protagonizada por Jennifer Lawrence. Pero este tercer caso de simultaneidad de estrenos entre Estados Unidos y España difiere de los dos anteriores en una pequeña particularidad. No importa cuál se estrenó primero ni cuánto influyó en su resonancia. Ambos han resultado de lo más prescindibles.

De entrada, ha sido la propia promoción de la película la que ha echado por tierra el único giro argumental por el que merecería…