Ir al contenido principal

Del papel a la pantalla: 'No es país para viejos', por los Coen

A falta de un mes para su estreno en nuestro país y justo cuando Bardem acaba de recibir el premio de la Asociación Nacional de Críticos de Estados Unidos al mejor actor secundario por su papel en la película, que mejor momento para saber por donde pueden ir los tiros en No es país para viejos, la última producción de los hermanos Coen. Y es que de tiros irá la cosa, a juzgar por el tráiler del filme y por el libro en el que se inspira, del autor estadounidense Cormac McCarthy, recientemente galardonado con el Pulitzer por su última novela, La carretera.
No es país para viejos, la novela, no es sencilla de digerir, probablemente cuando uno se enfrenta por primera vez a este cotizado escritor. No es que el argumento sea complejo, sino más bien el estilo narrativo utilizado, carente de estilo directo y plagado de distintos tipos de narradores. Jamás una conjunción como la Y había sido tan innecesariamente utilizada con el único fin de enmarañar la lectura y evitar ese respiro que proporcionan las comas y los puntos.
Es curioso que, pese a la sencillez de la trama (un cazador de antílopes descubre un alijo de drogas con dos millones de dólares y es perseguido hasta la saciedad por la policía y un asesino a sueldo sin escrúpulos), resulte tan complicado en determinados momentos identificar a los distintos personajes de la historia. La voz narrativa en primera persona, mucho más gratificante que el narrador omnisciente que relata buena parte de la historia, no se identifica hasta bien avanzado el libro, lo que entorpece todavía más la definición de los personajes.
Aún así, el relato engancha a medida que pasan las páginas. La tensión que desprenden algunos momentos es perfectamente comparable a la que provocan en el espectador las mejores escenas de acción persecutoria. Desde el momento en que aparece Anton Chigurh, el psicópata al que encarna Bardem, la historia adquiere mayor ritmo y aumenta en interés.
Varios momentos mantienen el corazón en un puño, como el que sitúa al asesino en casa de una familiar de la mujer del perseguido, Llewelyn Moss, o en un hotel en el que se producirá un fatídico encuentro. No es de extrañar que el actor español haya calificado su personaje de goloso. Sin duda es un regalo que ha sabido aprovechar con creces, al menos con lo poco que hemos podido ver en los avances publicitarios. Bardem da miedo.
Los Coen parecen haber asimilado a la perfección el relato de McCarthy. La imagen mental que uno se va haciendo mientras lee su libro se parece bastante a las pocas secuencias que se pueden ver en el trailer del filme. El paisaje desértico, la locura de Chigurh, la actitud relajada de los cuerpos policiales… No es país para viejos, la película, una vez superadas algunas de las trabas literarias de un autor con tendencias cargantes (al menos en esta novela) será probablemente mucho más fácil de digerir que el libro del que directamente bebe.

Comentarios

Entradas populares de este blog

THE AMERICANS | La despedida perfecta

Otra punzada en el estómago. Otra gran serie que se despide sin hacer ruido pero dejando un hueco por ahora insustituible en sus contados seguidores. The Americans nunca reventó audímetros, jamás estuvo de moda, pero su mérito es más complicado que convertirse en un fenómeno. Ha logrado el consenso, la plena satisfacción de sus incondicionales. Que hable ahora o enmudezca para siempre el que no haya sentido el final como uno de los mejores de la historia de la televisión. Colofón de oro para toda una obra maestra que en su bendita coherencia jamás ha perdido el norte a lo largo de sus seis temporadas. Muy pocas pueden decir lo mismo.

Preveíamos un final trágico para los Jennings. Se mascaba la tragedia durante todo el apasionante tramo final de la serie, con un matrimonio roto, sin esperanza para la reconciliación. Casi tan duro como ver a Philip bailando country fue asistir al cisma entre el que abraza la nueva era de distensión y la que se aferra a unos ideales que ya no tienen cab…

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

ÓRBITA 9 | Una odisea pseudoespacial

A Órbita 9 le ha pasado lo mismo que le ocurrió en su día a Blancanieves con The Artist o a La isla mínima con True detective. La todopoderosa Hollywood lastró en cierta forma sus innovadoras propuestas adelantándose en su estreno. Y es que el mismo día que llega a nuestras pantallas esta ambiciosa coproducción española y colombiana aterrizan Jake Gyllenhaal y Ryan Reynolds con Life, aunque la referencia que claramente lapida toda posibilidad de sorpresa llegó semanas antes con Passengers. Hay escenas de la cinta española que recuerdan sobremanera a la superproducción protagonizada por Jennifer Lawrence. Pero este tercer caso de simultaneidad de estrenos entre Estados Unidos y España difiere de los dos anteriores en una pequeña particularidad. No importa cuál se estrenó primero ni cuánto influyó en su resonancia. Ambos han resultado de lo más prescindibles.

De entrada, ha sido la propia promoción de la película la que ha echado por tierra el único giro argumental por el que merecería…