Ir al contenido principal

After the wedding, big drama

Tiene esta película de la realizadora danesa Susanne Bier, y nominada al Oscar como mejor filme de habla no inglesa, una interesante mezcla de denuncia social y de drama que la alejan en gran medida de un telefilme cualquiera, género al que perfectamente podría corresponder. La temática da para unas cuantas lágrimas, de hecho determinados clímax del filme invitan a sacar más de una vez el pañuelo, pero hay pequeñas peculiaridades, destacadas aportaciones, que hacen que Después de la boda no sea un melodrama al uso.
La historia es dramática en sí misma. Jacob, interpretado por Mads Mikkelsen, mucho más conocido como el malo de Casino Royale por cuyas mejillas descendían lágrimas de sangre, lleva sus últimos años rescatando niños de la calle en un orfanato de la India. Cuando el dinero amenaza con agotarse, un multimillonario hombre de negocios llamado Jorgen lo invita a desplazarse a Copenhague para sopesar un posible donativo de 4 millones de dólares. Pero detrás de esa perita en dulce se esconden intenciones familiares de una gran carga sentimental que situarán al protagonista ante el más importante dilema de su vida. Intenciones que se irán descubriendo, a un ritmo agónico en ocasiones, después de la boda de la hija del multimillonario a la que es invitado Jacob. Después de la boda, por tanto, comienza el gran drama.
Antes de la ceremonia, sin embargo, se nos presenta un sugerente preludio que sólo con imágenes plasma el abismo entre India y Dinamarca, entre la miseria y la opulencia. Jacob pasa de un humilde orfanato en el que decenas de niños conviven en literas bajo un mismo techo a la habitación de un lujoso hotel equipada con tres cuartos de baño y conexión inalámbrica a Internet. De los ojos sinceros de sus niños a la arrogancia de un magnate con el mundo a sus pies. Es ahí precisamente, en los discursos del protagonista, pero también en sus miradas de recelo hacia todo lo superficial que le rodea, donde radica una de esas pequeñas peculiaridades del filme que lo salvan de la quema.
Pero el gran rasgo que sin duda lo diferencia de otros melodramas en serie es la aportación de unos actores sorprendentes y carismáticos. Desde el mencionado Mikkelsen, encarnando la frialdad y la contención de Jacob, hasta Rolf Lassgard, interpretando al campechano y arrogante Jorgen en todas sus facetas, incluida su descarnada escena final. Los hombres empujan la película hacia delante, pero las que sin duda llevan el timón son las dos excelentes actrices que interpretan a la mujer y la hija de Jorgen, siendo esta última la grata sorpresa de Después de la boda. Su nombre es Stine Fisher y si algo la define es la frescura y la naturalidad con las que desenvuelve un personaje a priori secundario pero que por su dulzura termina siendo el más sobresaliente de la película.
La huella de la directora es, por último, la otra aportación peculiar. Sus insistentes primeros planos de manos, bocas y, sobre todo, miradas, y la persecución de un punto de vista subjetivo e intimista terminan por cautivar al espectador y adentrarlo en una historia que, de otra forma narrada, despertaría el mismo interés que un telefilme de sobremesa. Aún con esas, su nominación al Oscar, en detrimento de otros filmes un pelín más arriesgados como Volver, resulta un tanto inmerecida.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
pero que película más "dramón"" a ti te van este tipo de películas????? Sies que simpre escribes sobre dramas.. Después de la boda.. a parte de ser un drama es un lio...el padre no es el padre, el, el del horfanato es el padre, la madre de la novia lo sabe, se lo dicen a la hija....No me gusta, la vimos donde unos amigos que por casuladida la acababan de alquilar en el videoclub..y me cansé.... y por poco me duermo.Además ya casi desde el principio se adivina de que va el rollo.....Si no ganó el oscar por algo seria... igual que no ganó Volver....porque no eran para el Oscar.....Cuando vas a escribir sobre películas de otros temas????

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

JUEGO DE TRONOS 7 | Las 7 escenas clave de una temporada exprés

[Contiene spoilers de toda la séptima temporada]

El invierno llegó en pleno julio y ha venido para instalarse. Al menos es lo que nos espera estos próximos meses, dicen que hasta 2019, sin más andanzas en Poniente. Después de seis temporadas anunciando su llegada, la amenaza se ha hecho real y ha dividido como nunca a los millones de seguidores de este fenómeno planetario llamado Juego de tronos. Los tiempos se han reducido, las distancias se han acortado, y la serie ha emprendido el rumbo hacia la plena satisfacción del fan.

Lo ha hecho a costa de la coherencia contextual, propulsada por ese acelerón que se han autoimpuesto sus responsables. David Benioff y D.B. Weiss disponían de material para cuatro o cinco temporadas más y, sin embargo, decidieron acotar el desenlace a trece episodios divididos en dos tandas. Juego de tronos es probablemente el primer caso en el que una serie de éxito no estira su trama argumental sino más bien al contrario, la constriñe con la única explicación d…

LA SEDUCCIÓN | ¿Dónde está Sofia Coppola?

Si uno observa con detenimiento la carrera de Sofia Coppola, descubrirá una filmografía de lo más extraña, con un repunte de lucidez llamado Lost in translation pero rodeada de propuestas en busca de una irreverencia frustrada. En el momento en que la hija de Francis ha querido ponerse seria es cuando ha recuperado el crédito de crítica y público. La seducción es probablemente su cinta más correcta, la menos polémica, pero también la más intrascendente de su alocada oferta. Una vez terminada la proyección, es probable que la película no permanezca en el recuerdo. Ni para bien ni para mal.

Es lo peor que le puede ocurrir a un expediente en busca de autoría. Que la corrección se adueñe de un perfil hasta ahora mucho más osado. Y es que Coppola ha decidido sentar cabeza y evitar más experimentos. El tiempo le ha demostrado que generan más palos que alabanzas. Pero a cambio ha generado un producto sin alma, descompensado, con un gran esfuerzo estilístico, una belleza rotunda e irreprocha…