Ir al contenido principal

Dos maneras de integrar a los niños en el 'prime time'

La misma semana que Julia Otero cerraba temporada de su ‘No em ratllis’ en TV3, ‘Dolce vita’ se ha sacado de la manga un burdo plagio de una propuesta con la que solo tiene algo en común: la presencia de menores en el plató. Para aquellos que no la conozcan, la presentadora de origen gallego afincada en Catalunya lleva varias semanas emitiendo una propuesta de lo más interesante. Niños de todos los orígenes y estratos sociales inscritos en colegios públicos, concertados y privados catalanes opinan ante la cámara sobre temas de lo más adulto, como la monarquía, la vida en pareja o la homosexualidad.
Mediante este ejercicio, con evidente peligro de banalización, han conseguido en este programa una radiografía espléndida de cómo suben hoy en día los más pequeños, corroborando precisamente que cada vez nacen más espabilados. A través de su mirada hemos podido comprender la huella que impregnamos los mayores en ellos y los valores que probablemente predominarán el día de mañana.
El sentido del humor, como es lógico, tenía que estar presente, ya que las perlas que salen de la boca de los niños no tienen desperdicio. Sin embargo, existe un matiz que lo diferencia de la otra detestable utilización de menores que hemos visto este sábado en Telecinco: no se trata de reírse de ellos sino de reírse con ellos. Mientras uno hace de los menores espectáculo, el otro invita a la reflexión.
Debido al éxito que ha tenido la propuesta de Otero, los espabilados de Telecinco han pensado en extrapolar tan magnífica idea a los lodos de la prensa rosa. ¿Por qué no delegar en los pobres e inocentes niños aquéllas preguntas que aún tenemos la decencia de eludir? De esta forma nos eximimos de toda responsabilidad y el famoso de turno no tiene otro remedio que plantar cara a las cuestiones más comprometidas. La idea es de un maquiavélico que da asco.
Sin embargo, y por suerte, les salió el tiro por la culata. Los niños de la bazofia ‘Dolce Vita Baby’ estaban lógicamente más preocupados por cantar y bailar delante de las cámaras que por hacerle preguntas a un Julio Iglesias Jr. del que probablemente lo desconocen absolutamente todo. ¿Tienes novia? es lo más suculento que les sirvió en bandeja una niña a los desalmados de este programa. Desalmados que seguro esperaban cuestiones más peliagudas como la probable homosexualidad del joven en cuestión.
Las cadenas demuestran una vez más que su obsesión por el morbo no tiene límites. El día antes, sin ir más lejos, en ‘¿Dónde estás corazón?’ planteaban a la audiencia si debían emitirse unas imágenes muy comprometidas sobre el hijo de Isabel Pantoja. Un nuevo ejemplo de elusión de responsabilidad y de limpieza gratuita de conciencia. Por suerte, a estos también les salió el tiro por la culata y el público votó en mayoría que no.
Telecinco, está claro, plagia lo peor de una competencia mucho más inteligente y comprometida como es TV3 (temiendo estamos cómo será la particular adaptación que Xavier Sardà ha hecho de ‘Afers exteriors’). En vez de trasladar a todo el territorio español una idea como la de la televisión catalana, adaptada eso sí de otra competencia todavía más competente como la BBC británica, deciden utilizar sin escrúpulos la inocencia de un puñado de menores para lograr más espectadores. Lejos de conseguir morbo, lo único que lograron fue un absurdo y aburrido programa sin ritmo ni interés alguno. Mientras, en la mente del espectador, la única reflexión que se pudo extraer de tan reprobable propuesta es qué clase de palurdos padres son capaces de llevar alegremente a sus hijos a este circo de la prensa amarillista. Los mismos que se pirrarían porque algún día llegaran a ser tan famosos como Sonia Arenas. Mis felicitaciones a Julia Otero, esperando que algún día Santi Acosta logre entender lo que implica responsabilizarse de un programa.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
mira que es malo el santi acosta este,es terrorifico, yo creo sin duda que tiene algun enchufe porque resulta incomprensible que alguien tan malo, presente un programa de tv,.

felicidades por tu blog, gran curro.

desde Barcelona.
Anónimo ha dicho que…
Creo que sencillamente Santi Acosta es un pobre infeliz retrasado mental; no se entiende de otra manera que haga una televisión repugnante, inmoral, podrida hasta el tuétano y aparentemente no se de cuenta. Claro, cabe la posibilidad de que sea un monstruo sociópata, un hijoputa de tomo y lomo o un ser sencillamente malvado. Pero creo que es pedir demasiado. En este país sólo llegan arriba imbéciles suficientemente imbéciles para no entender lo perverso de lo que hacen. Ergo, concluyo, es un pobre infradotado.

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

DUNKERQUE | Nolan pluscuamperfecto

Últimamente parece que hay que diferenciar entre películas y experiencias cinematográficas. Como si el cine en mayúsculas fuera un coto exclusivo de determinadas cintas de autor, como si la autoría excluyera por norma la vertiente más comercial. Christopher Nolan pertenece a esa tierra de nadie en la que sus parias casi deben pedir perdón por dignificar el blockbuster, si es que sus propuestas pueden encajarse en tan denostado género. Y para no restarles mérito, casi con condescendencia, los defensores de la pureza del séptimo arte califican sus obras de experiencias, otorgándole al cine otros menesteres.

Pues sí, Dunkerque es toda una experiencia. La más envolvente y asfixiante que jamás se haya rodado sobre una contienda bélica. Reducirla a un espectáculo de fuegos artificiales es cuanto menos injusto, ya que independientemente de su afán por el entretenimiento, como si éste fuera un demérito, la película nos sumerge como nunca en lo más parecido a un estado de guerra. El caos, la s…