Ir al contenido principal

Diario de un culebrón sofisticado

Los argumentos basados en un contenido morboso, más propios de un reportaje de Gente o de una noticia del Daily Mirror, corren un gran peligro, y es que la trama termine derivando en algo banal y casi tan sensacionalista como el más amarillista de los tabloides. Que una profesora rebasando la cuarentena le practique una felación a su alumno de quince años es sin duda carne de cañón para todo cotilla que se precie, pero que encima, tras los huesos de la mujer madura se encuentre otra que bien podría ser su madre es ya todo un escándalo. Los culebrones se basan en premisas de este tipo para lograr adeptos y adictos. Del cine esperamos un poquito más.
Diario de un escándalo, aunque lastrada por tan melodramático argumento, nos ofrece ese algo más. De entrada, una ácida introducción por parte de la veterana lésbica que ya quisieran para sí los guionistas de Pasión de gavilanes. Sus comentarios sobre la educación y el progreso resultan inteligentes y mordaces, por no hablar de las opiniones que va vertiendo sobre la situación familiar de su amada (desternillante, por ejemplo, cuando describe el “bochornoso” baile con el que la familia suele terminar sus sobremesas). Y es que los diarios son el último reducto que uno tiene para sincerarse consigo mismo, donde no tienen cabida ni convenciones ni autocensuras. No están escritos para nadie más que para uno mismo. De ahí que si alguien los fisgonea salgan a la luz pequeños o grandes detalles hirientes. Ya se sabe, la sinceridad totalmente desnuda duele.
Judi Dench viene como anillo al dedo para interpretar un personaje tan complejo y lleno de matices. Esta inglesa de setenta y tantos es de los pocos casos en los que la madurez no va reñida con los buenos papeles. Prueba de ello es que en los últimos siete años ha estado nominada para los Oscar en cuatro ocasiones. Su presencia es equiparable a la de otros pesos pesados como Anthony Hopkins o Jack Nicholson. Llenan la pantalla. Y eso no juega nada a favor de la otra gran estrella de la película, Cate Blanchett, devorada interpretativamente por Dench.
Es cierto que hay una descompensación en cuanto a la construcción de los dos personajes. Barbara, el papel interpretado por Dench, es la auténtica protagonista de la película. Perfectamente definida, ella es el hilo conductor que nos conduce a lo largo del relato a partir de su propio diario. De Sheba, en cambio, la profesora adúltera y pseudopedófila a la que da vida Blanchett, no logramos entender muchas de sus actuaciones. Su personaje es poco creíble por estereotipado. Mujer progre, happy y hippie, no termina de convencernos qué la llevó de los brazos de su hombre maduro a los de un adolescente que a penas pronuncia dos palabras en toda la película.
Por tanto, más allá de una buena interpretación y media y de una notable voz narrativa, extraída seguramente de la prometedora novela homónima de Zoe Heller, Diario de un escándalo termina por hacer del morbo un tópico, cayendo en lo previsible. Aquí lo escandaloso hubiera sido escandalizar de veras. ¿Por qué no profundizar más en la relación amorosa entre una profesora y su joven alumno? ¿Por qué no hacerla perdurar? ¿Por qué no mostrar la sexualidad de una mujer mayor y, para colmo, homosexual? Ahí es donde hubiera radicado el escándalo, en la trasgresión de las normas establecidas. De otra forma, no estamos más que ante un culebrón sofisticado con un par de buenas actrices.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me gustaria que escribieras algo sobre la película PREMONITION de Sandra Bullock. No es un poco parecida a Practicamente Magia???, por lo de lsas 2 hijas.. se la muere el marido... quiero que escribas algo,

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…