Ir al contenido principal

Mi apuesta personal. ¡Vota la tuya!

Mejor película
Por muchas razones éste debería ser el año de la justicia para Martin Scorsese. La más elemental: que la Academia jamás ha premiado con la estatuilla dorada ninguna de sus películas. Si bien es cierto que El aviador y Gangs of New York no eran precisamente las mejores candidatas, este año ha regresado con el filme, Infiltrados, más trepidante del año, en la que todo, desde el guión a las magníficas interpretaciones, está perfectamente ligado. Sin embargo, la tendencia de los últimos años hace pensar que un nuevo filme intercultural, Babel, se alzará finalmente con el premio.

Mejor director
Por las mismas razones y por ser un referente en la historia del cine maltratado sistemáticamente por los Oscar. Scorsese no se merece un premio honorífico a toda su carrera, cuando muchas de sus películas debieron ser claras vencedoras a mejor filme del año (Uno de los nuestros frente a Bailando con lobos, por ejemplo). Esta podría ser, en cambio, la ceremonia de Iñárritu, cuando el segundo en optar al premio tras Scorsese debiera ser sin lugar a dudas Clint Eastwood, por uno de los proyectos cinematográficos más interesantes de la historia.





Mejor actriz
El duelo, como en los Globos de Oro, sigue siendo entre Pene y Helen Mirren. Con los mismos argumentos, y sin ningún tipo de sesgo por el simple hecho de que sea española, sigo manteniendo que Penélope Cruz merece claramente el premio. Por ser ella la única razón de ser de una película de Almodóvar, Volver, excesivamente mascada y simple (el director manchego agradecerá enormemente no tener que pasar por una segunda gripe). Y porque interpretar a Isabel II, mujer sosa y contenida donde las haya, al fin y al cabo, y gracias a la estupenda caracterización de unos excelentes profesionales, tampoco tiene tanto mérito. Aún así, los Oscar salven a la reina!









Mejor actor
La razón es bien sencilla. Porque no conocemos ninguna de las interpretaciones de los otros cuatro. Ni siquiera a día de hoy la de Diamantes de sangre por la que está nominado Leonardo diCaprio. Aún así, 2006 ha sido su año, claramente, aunque los premios parezcan decididos a no reconocérselo y a darle como siempre la espalda. Sorprendió en su momento por ¿A quién ama Gilbert Grape?, sorprende ahora en Infiltrados y seguramente hará lo mismo con Diamante de sangre. ¿Por qué no concedérselo? Imposible saber a cuál de los otros cuatro se lo concederán.











Mejor actriz de reparto
Al igual que hace un tiempo fue el año del reconocimiento a la comunidad negra, este podría ser el año de los hispanos. Iñárritu se podría llevar el premio al mejor director, Penélope el de mejor actriz principal, El laberinto del fauno el de mejor filme de habla no inglesa y, sin duda, la que más lo merece esta mujer, Adriana Barraza, que tanto nos hace sufrir con su interpretación, tan cercana, en Babel. Sin embargo, aquí tengo que hacer una excepción porque se me hace muy difícil escoger entre la mejicana y la japonesa Rinko Kikuchi, la otra gran aportación a la película de Iñárritu. Eso sí que es contención bien lograda!










Mejor actor de reparto
Es uno de los grandes secundarios de Infiltrados. Su papel de policía hijoputa, aunque escueto, resulta magnífico. Creíamos que este chico no debería haberse desprendido jamás de los calzoncillos que en su día tanto le dieron de comer, pero al final hemos comprobado que Calvin Klein ha sobrevivido perfectamente sin él y que Mark Wahlberg es un buen actor. Parece, en cambio, que Eddie Murphy es el favorito y el mejor posicionado tras el Globo de Oro. Como ocurre con Mirren, de nuevo la caracterización está por encima de la interpretación en los criterios de los académicos de Hollywood. Una lástima.










Mejor guión original
No hay nada más original que dividir en dos películas los dos puntos de vista desde los cuáles puede interpretarse una guerra. Sin haber visto todavía Cartas desde Iwo Jima, pero sabiendo la enorme aceptación que está teniendo en el país nipón, el esfuerzo de empatía y seguramente el resultado merecen ser premiados. Segunda opción: El laberinto del fauno, por aunar brillantemente la más cruda realidad con la más pura fantasía. Ganará seguro el Oscar a mejor película de habla no inglesa. ¿Pero el guión para quién irá al final? Para Babel.











Mejor guión adaptado
Para ser coherente, debería obtenerlo Infiltrados, por haber adaptado tan a la americana, en el mejor de sus sentidos, la película de Hong Kong Infernal Affairs. Sin embargo, hay otras tres rivales importantes. Una, Hijos de los hombres de la que ya conocemos su excelente resultado. Las otras dos, Little children y Notes on a scandal, desconocidas aquí y de tan buena pinta que parece imposible acertar cuál de ellas logrará finalmente el galardón. Incluso Borat podría llegar a ser la favorita…











Mejor película de animación
No hay lugar a dudas. La trasgresión y la originalidad frente al estancamiento en lo que al mensaje se refiere. Happy feet contiene aquellos elementos educativos que los niños deben aprender sin caer en el conservadurismo y la melancolía que desprende la última producción de la coalición Pixar / Disney. Respeto hacia los demás y hacia nuestro entorno son los dos mensajes con suficiente entidad que transmite esta película de George Miller. Tecnológicamente, también resulta mucho más gratificante la experiencia en el hielo que en el asfalto.

Comentarios

Alberto ha dicho que…
Yo sólo voy a opinar sobre la mejor película. No he visto The Queen, pero no me da la impresión de que pueda convertirse en la favorita, sobre todo viendo las otras cuatro. Tampoco he visto Letters from Iwo Jima (la estrenan dentro de dos semanas en Francia), pero si dicen que es bastante mejor que Flags of our Fathers y esta primera parte ya es excelente, me parece que se presenta como la principal candidata.
En cuanto a las demás, Infiltrados es apasionante, pero tiene un problema: es un remake y resulta que la película original de Hong Kong es muchísimo más creible, así que casi habría que haberle dado el oscar al filme original para que Infiltrados pudiera aspirar al mismo galardón.
Babel es muy buena también y puede optar sin problemas al premio, pero hay una quinta película, Little Miss Sunshine, que me encantaría que diera la sorpresa: entre las ciento y pico películas que vi durante el año 2006 me parece sin duda la mejor. Es excelente en todos los sentidos y un oscar sería lo más merecido.
En resumen: si es lo que parece ser, yo voto por Letters from Iwo Jima. Y, como segunda opción, Little Miss Sunshine.


En cuanto a los demás premios no tengo la información para juzgar. Sólo espero que no le den premio a Penélope Cruz por su simplona y cutre actuación en la mediocre película de Almodóvar.
Alberto ha dicho que…
Sobre los candidatos a mejor actor protagonista, he visto a Leonardo Di Caprio en Blood Diamond y a Forest Whitaker en The Last King of Scotland y en los dos veo un único criterio para nominarles: la imitación de acentos peculiares del inglés en su interpretación.
Di Caprio, es cierto, roza la perfección imitando el acento "Rhodie" de los blancos de Zimbabwe. Whitaker lo borda con su inglés africano. Pero, ¿hay algo más en sus interpretaciones? Tendrían que destacar mucho en dos películas, que sí, son entretenidas, pero poco más. Ninguna de las dos son películas de extraordinaria factura...

Pero bueno, lo de imitar acentos, la verdad, ya lo premiaron el año pasado con Philip Seymour Hoffman, cuyo papel de Capote no pasaba de eso, una buena imitación en una película interesante pero también mediocre.

A ver cómo se resuelve el dilema...

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…