Ir al contenido principal

Las 10 mejores películas de 2016

Cómo ocurre prácticamente siempre hay que remontarse a los primeros meses para hallar a buena parte de las mejores películas del año. Sin ir más lejos, a la vuelta de la esquina, con las campanadas todavía resonando, llegarán a nuestras pantallas los que probablemente sean los mejores filmes del 2017, abriendo de par en par la temporada de premios. En enero nos esperan el Silencio de Scorsese, la prometedora La la land o la multipremiada Toni Erdmann, así que conviene ir tomando nota de cara a los rankings de diciembre.

A excepción de La llegada, sorprendentemente menospreciada en todas las quinielas de los próximos Oscar, las mejores cintas provenientes de Hollywood se concentraron en los primeros meses del año. No brillaron especialmente en la gala de este 2016, virada hacia el perfeccionismo de Spotlight, pero sin duda marcaron el año con una gran dosis de ambición (El renacido), inteligencia (Steve Jobs), ingenio (Los odiosos ocho) y sentimentalismo (La habitación).

Por su parte, el cine español, eclipsado por las cifras mareantes de Un monstruo viene a verme y por el siempre mediático Almodóvar, ha sembrado este año la que seguramente sea una de las mejores cosechas de los últimos años. Una cosecha para todos los gustos en la que los presupuestos más modestos han logrado resultados mucho más sorprendentes que los títulos favoritos para los Goya. Ahí están La reconquista y La propera pell para demostrar que la fibra sensible puede tocarse sin grandes alardes.

10. La propera pell (Ver crítica)

9. El ciudadano ilustre

8. La reconquista (Ver crítica)

7. Steve Jobs (Ver crítica)

6. La bruja

5. Que dios nos perdone

4. La habitación (Ver crítica)

3. El renacido

2. Los odiosos ocho

1. La llegada (Ver crítica)

Comentarios

Entradas populares de este blog

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

LOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO | La Rogue One de Todos los hombres del presidente

Salvando las enormes distancias entre dos propuestas tan distintas, hay que admitir que Los archivos del Pentágono contiene una gran similitud con el primer spin-off de Star Wars. Ambas películas desarrollan una trama más o menos desconocida, con mayor o menor fortuna, para deleitarnos en los últimos minutos con una apoteósica y vibrante secuencia en la que se enlaza con un episodio vital de nuestra memoria audiovisual y colectiva. Si en la saga galáctica Rogue One nos emplazaba al inicio de los inicios, Spielberg remata su análisis sobre la época dorada del The Washington Post uniéndola con su capítulo más destacado en la historia del periodismo de investigación, el que protagonizaron Woodward y Bernstein con el caso Watergate y que inmortalizó Alan J. Pakula en Todos los hombres del presidente. Ambos filmes, por tanto, despliegan una traca final que reconcilia al espectador escéptico con todo el metraje anterior, dejando la sensación de que el viaje ha merecido la pena.

Pero, ¿mere…