Ir al contenido principal

OSCARS 2015: ¿La gran noche de Linklater?

Mejor película
Pocos dudan que éste será el año de Boyhood y su milagrosa captación del tiempo. Pocos lo dudan y pocos lo discuten. La hazaña de Linklater a la hora de rodar con los mismos protagonistas durante doce años es tan rompedora que nadie entra a discutir si la película finalmente está a la altura de tamaño experimento. En todo caso, las nominaciones de este año han servido al menos para dar un empuje a otros filmes que, aunque seguramente no tengan ninguna posibilidad de cara a la próxima gala, al menos hoy salen reforzados con un alud de candidaturas. Es el caso de El francotirador, La teoría del todo, El gran hotel Budapest y Whiplash, todas ellas muy presentes en las categorías importantes. La excepción la encontramos con Foxcatcher que, a pesar de haber logrado cinco nominaciones ha sido totalmente ignorada en la categoría principal. Su hueco seguramente lo haya ocupado Selma, que únicamente ha conseguido esta extraña mención y la de canción original. Rarezas de los Oscars.

Mejor director
Sería absurdo premiar una película por su maravillosa idea y no hacer lo propio con su gestante, un Richard Linklater que hasta ahora jamás había logrado meterse en la contienda como mejor director. Con su trilogía Before, bastante más interesante que Boyhood, logró dos nominaciones al mejor guión adaptado, pero la Academia finalmente se ha tenido que rendir ante la clamorosa unanimidad de la crítica. Los únicos que podrían hacerle sombra son Wes Anderson, nominado por cuarta vez, y Alejandro González Iñárritu, cuyo brillante golpe de timón en su carrera bien merecería un galardón.

Mejor actriz
Reforzada por su doble nominación a los Globos de Oro, de la que finalmente obtuvo el galardón a la mejor actuación dramática, Julianne Moore parte como favorita por Siempre Alice. Algunos considerarían este Oscar como un premio de consolación por los constantes ninguneos hacia una de las actrices imprescindibles de nuestra época, pero sin duda es porque no han visto su apabullante transformación durante una cinta que muestra la decadencia de una enferma de Alzheimer. Tan sólo Marion Cotillard está a la altura de la interpretación de Moore, con un personaje mucho más comedido pero igualmente intenso.

Mejor actor
¿Benedict Cumberbatch o Eddie Redmayne? Es el gran duelo que se vaticina para la próxima gala de los Oscars y que podría saldarse con cualquiera de los dos. Ambos interpretan a dos eminentes científicos, Alan Turing y Stephen Hawking, pero si hay algo que puede inclinar la balanza hacia Redmayne es, sin duda, la transformación que acompaña a su personaje, tan del gusto de los académicos. Los Globos de oro también resolvieron la contienda a su favor, así que lo más probable es que nuestro Sherlock favorito deba esperar. Ocasiones no le faltarán. El que sale más perjudicado es Michael Keaton que, como le ocurre a su personaje en Birdman, verá pasar su gran oportunidad de volver a primera línea de fuego.

Mejor actriz de reparto
Enésima nominación de Meryl Streep aparte, conviene destacar otras dos actuaciones secundarias, la de Emma Stone en Birdman, con un papel absolutamente alejado de su carrera y del que sale todavía más airosa, y la de Keira Knightley en The imitation game (no ha habido narices para nominarla por Begin again). Keira es otra de las eternas ninguneadas por la Academia, no sólo porque no cuenta con ninguna estatuilla sino porque sólo ha sido nominada en otra ocasión por Orgullo y prejuicio. Es probable, sin embargo, que ninguna de las dos suba el escenario del Dolby Theatre. A Patricia Arquette sí que le ha llegado su segunda oportunidad.

Mejor actor de reparto
No hay duda al respecto. La actuación de J.K. Simmons en Whiplash como estricto profesor de jazz es tan potente que nadie se atreve a desbancarlo de las quinielas. Ni siquiera compitiendo con otra actuación de vértigo, la de todo un veterano como Robert Duvall en El juez, ni con uno de los protagonistas del fenómeno de esta edición, Ethan Hawke en Boyhood. A falta de conocer el trabajo de Ruffalo en Foxcatcher, lo de Edward Norton en Birdman también es de otro planeta. Esta es probablemente la categoría más justa y talentosa de los próximos Oscars.

Mejor guión original
Y para completar el trío imprescindible, Boyhood también debería salir el próximo 22 de febrero con la estatuilla al mejor guión original. Es probable que sea la gran noche de Linklater, a no ser que los académicos quieran repartir el pastel con otras dos grandes rivales, Birdman y El gran hotel Budapest. La gran sorpresa de estas nominaciones (junto a la inexplicable ausencia de La Lego película como candidata a mejor película de animación), es la mención a Nightcrawler, que empezó a sonar fuerte en los inicios de la temporada de premios pero que se fue desinflando con los primeros festivales.

Mejor guión adaptado
Cuatro de las cinco películas nominadas a mejor guión adaptado optan también al premio gordo, pero sólo una de ellas, The imitation game, cuenta con su realizadores entre los candidatos a la mejor dirección. ¿Motivo suficiente para que parta como favorita de la línea de salida? De entrada, la cinta de Morten Tyldum parece la gran rival de Boyhood en la categoría principal, pero tanto El francotirador como Whiplash han salido muy reforzadas tras las nominaciones de este mediodía. Desde luego, toda sorpresa será bienvenida en una de las ediciones más competitivas de los Oscars.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Especial USA: Localizaciones de Twin Peaks

Uno de los motivos que convirtieron a Twin Peaks en todo un éxito fue la atmósfera de la serie, rodada en paisajes tan fríos y sórdidos como la trama que envolvía el asesinato de Laura Palmer. El pueblo que da nombre a esta inolvidable producción de David Lynch no existe, pero el rodaje de exteriores se llevó a cabo en dos localidades muy cercanas a Seattle, Snoqualmie y North Bend, que todavía hoy logran trasladarte a la aterradora ambientación de la serie.

Al contrario de lo que podría parecer, la zona no explota para nada el fenómeno Twin Peaks. Ni siquiera en la tienda de souvenirs más cercana a las cataratas de Snoqualmie (protagonistas de la cabecera y de varias escenas) encontraremos ni una sola referencia a la serie. Sin embargo, incluso para no seguidores, la visita a este entorno natural merece la pena. No en vano, recibe un millón y medio de visitantes al año.
En lo alto de la cascada sigue vislumbrándose el hotel donde pernoctaba el agente Cooper, remodelado por completo …

PIELES | El mal gusto

Algo extraño estaba ocurriendo. El debut en la dirección de Eduardo Casanova, el eterno Fidel de Aída, apadrinado por Álex de la Iglesia y arropado por buena parte de la flor y nata del cine español, se estrenaba exclusivamente en un solo cine de la ciudad de Barcelona. Sin embargo, el fenómeno era tal que la propia taquillera de los cines Maldà, acostumbrados a las mil y una piruetas para incentivar la venta de entradas, subió perpleja al escenario para inmortalizar el llenazo antes de la proyección. 170 personas se vieron obligadas a desplazarse hasta la recóndita sala para comprobar qué nos tenía preparado el mal llamado nuevo enfant terrible del cine patrio. Finalizada la sesión, llegó la clarividencia.

Me imagino las excusas. No se apuesta por el riesgo, la industria de Hollywood lo engulle todo, el público está aborregado, las descargas ilegales. Todas ellas justificadas en muchos casos. No en este. Casanova puede sentirse afortunado de haber podido estrenar Pieles en un solo c…