Ir al contenido principal

Los Globos consolidan a Boyhood y exponen a The affair

Los Globos de Oro suelen ser como la Lotería. El premio gordo acostumbra a repartirse. Pero esta vez, los miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera han querido marcar bien el terreno que nos conduce hasta los próximos Oscars: La ganadora debe ser Boyhood. El experimento de Richard Linklater salió anoche con tres de los grandes, director incluido, y sobre todo con una de sus grandes contrincantes, Birdman, derrotada por El gran hotel Budapest en la categoría de mejor comedia. Parece que ya no hay rival posible para esos retazos de una vida rodados a lo largo de 12 años.

Otra que también tiene el camino allanado hacia el escenario del Dolby Theatre es Julianne Moore, que al fin ve recompensada su brillante carrera en una temporada de premios que siempre le da la espalda. Este año estaba nominada por partida doble y finalmente ha sido su papel dramático en Siempre Alice la que la ha llevado al altar del hotel Beverly Hilton. Tras tres fallidas nominaciones a los Oscars, ¿logrará por fin Moore su preciada estatuilla? Parece evidente que Amy Adams, premiada como mejor actriz de comedia por Big eyes, no será una gran rival a batir.

La categoría de mejor actor, sin desdobles entre comedia y drama, no queda tan clara tras la entrega de los Globos de Oro. Michel Keaton por su apabullante interpretación en Birdman, y Eddie Redmayne, con uno de esos papeles siempre premiables en Hollywood, parten como grandes favoritos. Pero no conviene desestimar las posibilidades de un Benedict Cumberbatch que no sólo lo ha dado todo en The imitation game sino también en toda la campaña de galardones.

Las predicciones se han cumplido de lleno con J.K. Simmons y su espeluznante actuación en Whiplash y, en cierta manera también, con Patricia Arquette. Dos papeles considerados secundarios que, sin embargo, pueblan y consolidan buena parte del metraje de sus películas. Ambos han logrado vencer en la que probablemente sea la categoría con más talento de esta temporada (Keira Knightley, Meryl Streep, Emma Stone, Jessica Chastain, Ethan Hawke, Robert Duvall, Edward Norton y Mark Ruffalo. No hay más que decir).

Arriesgando con The Affair

Por otro lado, las categorías televisivas de los Globos de oro han ido alcanzando con los años una mayor notoriedad, sobre todo porque los miembros de la prensa extranjera suelen arriesgar mucho más en sus galardones que los encorsetados académicos de la televisión estadounidense. Prueba de ello es su (discutible) Globo de Oro para The Affair, sin duda una de las grandes revelaciones de la temporada y que con una única temporada ha logrado vencer a lo invencible: la cuarta temporada de Juego de tronos, la segunda de House of cards y, sobre todo, la insuperable quinta de The good wife.

Aunque algunos esperábamos ver al matrimonio Underwood posando juntos en el photocall con sus dos Globos de oro, esta vez ha sido el turno de Kevin Spacey (el año pasado fue el de Robin Wright), que ha sido retratado junto a la actriz televisiva del momento. Ruth Wilson suponía, junto a Viola Davis, un soplo de aire fresco en la categoría de mejor actriz principal en televisión y, sin duda, es todo un acierto de casting en una serie, The affair, que ya suena fuerte de cara a los Emmys de septiembre.

La categoría de actores secundarios en televisión ha sido la más surrealista de la velada. Si parece increíble que Downton Abbey todavía se mantenga año tras año entre las nominadas, mucho más impactante ha sido ver a Joanne Froggatt recoger el premio en detrimento de pesos pesados como Michelle Monaghan o Uzo Aduba. Algo parecido sucede también con Matt Bomer, galardonado más por su transformación física que por su aportación a The normal heart, incomparable a la de otros contrincantes como Alan Cumming, ninguneado por su imprescindible Eli Gold en The good wife.

La que hace unos meses partía como gran favorita junto a su actor protagonista, True Detective con Matthew McConaughey, se ha visto superada por otra de las sensaciones de la temporada. FargoModern family porque Transparent comienza el año dispuesta a arrasar en los próximos Emmy. Como también ha arrasado con sus apuestas la reciente Movistar Series. En su sana y particular guerra con Canal+ series por la adquisición de los mejores productos televisivos, ha dado en el clavo. Doblete en los Globos de oro con The affair y Transparent. Bienvenida la competencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…