Ir al contenido principal

El papel (cinematográfico) de la monarquía

Estos días que la familia real española protagoniza los capítulos más vergonzosos de nuestra historia reciente, gusta comprobar que la monarquía sirvió en algún momento para algo más que para vivir del cuento. Al menos las extravagancias del rey Christian VII de Dinamarca han permitido construir este grandioso drama en torno a su figura. El romance entre nuestro príncipe Felipe y Letizia, sin embargo, tan sólo ha servido de material para un telefilme más cercano a la chirigota que al cine de época. Un síntoma más de que la monarquía está en sus horas más bajas.

A pesar de ello, las andanzas de este rey loco no son el eje central de Un asunto real, la película con la que Dinamarca tuvo a mal competir en los Oscar de Amour, perdiendo así cualquier oportunidad de victoria. Como toda buena cinta de época, el filme se centra en una historia de amor, la que protagonizan una reina de conveniencia recién llegada de Inglaterra y el médico personal del monarca, un alemán progresista que cuenta con el rechazo de toda la corte menos del rey.

La película podría haber ahondado en aquellos tímidos pasos que dio el país hacia la Ilustración a finales del siglo XVIII, auspiciados por el poder en la sombra que ejercía el médico desde su puesto en el consejo real. Años en los que quiso introducirse la libertad de pensamiento y terminar con la censura pero que fueron interrumpidos por el orden establecido, controlado por la religión y el conservadurismo de la clase pudiente. Los paralelismos con la época actual son evidentes, pero en Un asunto real la política es un mero contexto para el romance.

Lo que realmente atrapa de la película no es ya la relación prohibida entre la reina y el médico sino ese trío que establecen con el rey chalado y que parece pender de un hilo durante todo el metraje. El mérito de esa tensión que se avecina desde el primer momento recae en el personaje de Mikkel Boe Følsgaard, que debuta por todo lo alto dando vida al inestable e infantil monarca. Sus arrebatos, salidas de tono y niñerías varias son en realidad las que otorgan más carga dramática a la trama.

Porque mientras el rey se divierte tomando medidas absurdas y correteando por los pasillos de palacio pegando gritos, su esposa sufre en silencio. No sólo se ha visto obligada a casarse por conveniencia sino que el matrimonio se convierte enseguida en lo más cercano al infierno, hasta que al borde de la depresión conoce al médico con ideas progresistas e inquietudes artísticas (médico al que por cierto encarna el que será el nuevo Hannibal Lecter en la pequeña pantalla, el danés Mads Mikkelsen).  

Un asunto real, por lo tanto, es la verdadera historia de otra mujer atrapada en su tiempo, como la que nos brindó en su día La duquesa, en la que Keira Knightley se enfrentaba a las ataduras del matrimonio. Cine de época que nos reconcilia a medias con la edad contemporánea, esa en la que la libertad de las mujeres parece plenamente asumida pero en la que todavía subsisten vestigios del pasado que, como la monarquía, ya no sirven ni como argumento de un buen filme.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…