Ir al contenido principal

Almodóvar estrellado

Es una lástima que las rencillas personales hayan empañado la crítica de Carlos Boyero sobre Los amantes pasajeros. No es que sea una valoración acertada de la película, es que incluso el polémico cronista de cine de El País parece haber realizado un auténtico ejercicio de contención para reprimir los sentimientos que provoca el filme. Esta guerra entre divas endiosadas ha silenciado lo realmente importante, que la última cinta de Almodóvar es un insulto, una patada en los morros que ni sus fieles seguidores franceses serán capaces de disculpar.

Aseguraban que el manchego volvía al terreno de la comedia después de años experimentando la seriedad y la trascendencia, pero lo que de verdad refleja Los amantes pasajeros es un viaje sin retorno a la tragedia. Y es que tras esta propuesta que ni tan siquiera alcanza altitudes de José Luis Moreno se evidencia una realidad dolorosísima para el ego de Almodóvar, que en su andadura hacia el prestigio internacional ha perdido su don más importante, el del humor costumbrista.

Ya ese primer cameo de Penélope Cruz y Antonio Banderas nos adelanta que en este avión no hay asiento para los diálogos hilarantes, afectado como está de overbooking de vergüenza ajena, esa que habrán vivido en sus propias carnes las dos estrellas del cine español al protagonizar la primera de tantas chorradas sin gracia. Imposible imaginar el bochorno que habrá podido sentir el resto del reparto. Siempre quedará el consuelo de haber trabajado con Almodóvar, aunque sea con el peor Almodóvar que se recuerde.

Asegura el director que le ha costado horrores escribir el guión de Los amantes pasajeros. Quizá convenga recomendarle entonces que se deje llevar por el ímpetu y la espontaneidad, a ver si fue así como consiguió parir las desternillantes frases de Veronica Forqué o Chus Lampreave en ¿Qué he hecho yo para merecer esto? o Mujeres al borde de un ataque de nervios. Porque a este avión le sobra pluma y le falta todo el arrebato, ingenio y humor castizo que desbordaban sus anteriores comedias, las únicas que por el momento representan al género con dignidad.

Lo peor es que Almodóvar haya intentado salvaguardar el honor insinuando un trasfondo de crítica social oculto tras esta pura banalidad. Ni el avión sin rumbo es una metáfora de nuestro país ni la sedación del pasaje una alegoría del adormecimiento ciudadano ni pollas en vinagre. El asunto va de culos, paquetes y mamadas, pero a unos niveles que encumbran a obra de arte toda la saga de American Pie. Que nadie espere más carcajada que la del numerito del I’m so excited que se marcan las tres locazas azafatas. De hecho, Raúl Arévalo, Carlos Areces y, sobre todo, Javier Cámara, son los únicos chalecos salvavidas con los que cuenta esta película a la deriva.

Cuesta creer qué oscuras intenciones persigue Almodóvar con semejante esperpento. Quizá esté atravesando un periodo de turbulencias. Puede que en estos momentos se ría de nosotros mientras recibe las cifras de recaudación en taquilla (Los amantes pasajeros ha sido su mejor estreno de toda la historia). Pero lo que está claro es que en esta ocasión le ha propinado a la Academia de cine el corte de mangas definitivo: ahora pueden ignorarle con todo el motivo.  

PD. Se confirma la ruptura del idilio entre Almodóvar y Prisa. Desde que Boyero aterrizara en El País y masacrara a Los abrazos rotos, el diario no ha vuelto a surgir en sus películas. Ahora es La Vanguardia la que aparece como discreto, pero significativo, secundario.

Comentarios

quest ha dicho que…
Llámame perspicaz, pero creo que no te gustó nada...

No se me escapa una, eh? ;)

POLE.T. ha dicho que…
Cómo lo has notado???
Hans Christian ha dicho que…
Yo también tengo la ligera sospecha de que no te ha gustado xD No pude ni agarrarme al salvavidas de Javier Cámara. Nada en la película me pareció interesante, simpático ni digno de recordar. Lo curioso es que el público se reía a carcajadas. Es más: a mi lado había una señora de estas que enchufan Los Morancos para agitar las carcajadas. Ella sola se reía por los demás, cosa que tampoco puedo criticar, ¡que lo disfrute!

Pero la peli es una mierda. Yo esperaba que Penélope y Antonio fuesen los protagonistas. Al menos, la habría soportado. Pero sí, a mí también me escandalizó ese acento andaluz tan forzado. Se notó mogollón que era una actuación para hacer un favor, porque no se lo curraron nada.

Terrible.
POLE.T. ha dicho que…
Pues en nuestro cine había más de una Omaíta, cosa que me pone enfermo. Me ocurrió lo mismo con Primos, otra peli malísima pero que en cambio esta sí que obtuvo muy buenas críticas. La gente se ríe muy fácilmente, no? Y yo no es que tenga el humor muy fino, pero me río más con los morancos que con esta película sin gracia.

Y cuál era la gracia del gag de Penélope y Banderas? Porque no tuvo ninguna!

Y te has fijado en lo de los periódicos?? Almodóvar es tan rencoroso que ahora sacaría hasta a la Gaceta antes que a El País! jajajaja Pero... por qué La Vanguardia?
Anónimo ha dicho que…
Pensaba ir a verla pero leyendo la crítica y que mi hermano la fue a ver y dice que ni se rio..esperaré a verla en la tv (si la veo).

jesn/larry
Camisas ha dicho que…
Buenas tardes.

He descubierto tu blog mirando en perfiles y me ha gustado lo que he visto.

Volveré a visitarte.

Hasta la próxima!
POLE.T. ha dicho que…
Muchas gracias!

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…