Ir al contenido principal

Homeland Season Finale: Ampliando la sombra de la duda

Comenzaba el capítulo sereno, con calma, sin la música jazz de la cabecera. Volviendo a la cabaña donde se gestó el amor y se destaparon las desconfianzas. Ahora todo era distinto. Sin dudas, sin secretos, sin sospechas. Una paz y una tranquilidad que hacían presagiar lo peor. Demasiada felicidad, demasiada perfección. Parecía más bien el último adiós antes de la gran tragedia. Y la tragedia llegó, pero no de la forma esperada.

Con unos planes de futuro conjunto y unos cruasanes en camino, parecía que el último suspiro de Brody se produciría con ese último rezo junto al lago. Su trama estaba cerrada, con el divorcio consensuado y la verdad por delante. Pero la inesperada decisión de Quinn, que en el último momento decidió no disparar al sargento, nos volvió a descolocar una vez más. Uno de los tantos giros de guión que han convertido a esta segunda temporada de Homeland en uno de los mejores ejemplos de que segundas partes pueden ser tanto o más buenas.

La tragedia llegó, como decíamos, de manera sorprendente. Era fácil intuir que Abu Nazir no facilitaría las cosas a la CIA incluso después de muerto, una muerte demasiado precipitada, demasiado sencilla. Debía existir un plan por encima de su propia existencia. Y el plan se cumplió de manera magistral, primero con la muerte del vicepresidente Walden en manos de Brody y luego con un funeral con toda la plana mayor del Estado y con una agencia de inteligencia bajando la guardia más que nunca.

La explosión que terminaría con la vida de Estes, de los Walden y de 200 peces gordos en la sede de la CIA en Langley abre nuevas sospechas, sobre todo en torno al eterno sospechoso de la serie, un Brody que parece rendido a los brazos de Carrie, que ha redimido sus pecados colaborando con la agencia secreta pero del que todavía debemos desconfiar. Incluso la primera reacción de la agente Mathison después del atentando y a pesar de su venda en los ojos es la de apuntar con el gatillo a su amado.

Los argumentos con los que Brody convence a Carrie de que cualquiera puede haber colocado los explosivos en su coche y de que aquello forma parte de un plan de Nazir siembran todavía más la duda, sobre todo si nos fijamos en los métodos de abducción con los que logra convencer a la joven, tan parecidos a los mecanismos de manipulación que el líder terrorista utilizó para convertir al soldado en traidor.

Muchos gestos apuntarían a Brody como posible perpetrador de la masacre. Esperó al momento ideal para retirarse junto a Carrie del funeral, demostró un atisbo de tristeza y arrepentimiento cuando ella le manifestó sus deseos de abandonar la agencia por él, pero sobre todo no hay que olvidar esa cara de satisfacción y de odio con la vida del vicepresidente en sus manos.

De ser así, habría encontrado en Carrie la aliada perfecta, cuya fe ciega le ha facilitado abandonar el edificio y traspasar la frontera con Canadá sin problemas. Ahora será ella la que deberá explicar qué narices ha hecho en las horas posteriores al atentado y es muy probable que en esa nueva CIA dirigida por Saul sospechen enseguida de sus debilidades amorosas.

El nuevo Estes

Saul se ha convertido en el protagonista de un capítulo que lo sitúa en el epicentro de la próxima temporada. Algunos han encontrado en su rezo ante los cuerpos de los fallecidos un indicio de traición, pero conviene diferenciar el kaddish, que son los versos judíos que susurra el nuevo director de la CIA, de las plegarias de Brody en el garaje de su hogar, por no mencionar que si no fuera por la decisión de Estes todavía permanecería encarcelado en las instalaciones de la agencia secreta, incapaz de urdir por tanto ningún oscuro plan.

Quizá las miradas deberíamos depositarlas en Quinn, ese nuevo agente que parece trabajar para el máximo dirigente de la CIA pero que finalmente desoye sus órdenes de fulminar a Brody. ¿Lo hizo realmente porque él persigue a los malos? ¿Quiénes son realmente los malos para Quinn? Si hubiera obedecido a Estes, el sargento no habría podido perpetrar el atentado, suponiendo que fuera el autor. Tampoco habría facilitado la labor del que pretendiera incriminar a Brody colocando la bomba en su coche. Así que todo hubiera sido muy diferente, radicalmente distinto, si el pelirrojo hubiera desaparecido del mapa. Si Quinn no es un aliado de los terroristas, está claro que le pesará mucho el cargo de conciencia.

Por último, está ese vídeo de confesión que difunden los medios en las horas posteriores al atentado y que los Brody reciben en casa como un mazazo, sobre todo Dana, que probablemente se convierta en una pieza clave de la tercera temporada para descubrir al verdadero Nicholas. ¿Quién ha enviado la cinta a las televisiones? ¿La CIA? ¿Con el conocimiento de Saul? ¿Abu Nazir desde la ultratumba?

Está claro que los productores de Homeland, Alex Gansa y Howard Gordon, no han querido decepcionar a sus seguidores, recelosos algunos de la deriva que podía tomar la serie en esta segunda temporada. Desde el primer capítulo hasta el último han demostrado que no había nada que temer. Los 12 episodios han formado en conjunto una obra maestra sorprendente, adictiva e inteligente muy difícil de superar. Como difíciles serán de soportar los nueve meses de espera hasta que nos volvamos a reencontrar con los amantes imposibles Nicholas y Carrie.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Aun voy por el cap. 9. No voy a leerlo antes de acabar la temporada.

Felices Fiestas a todos.

jesn/larryjr
Anónimo ha dicho que…
Igualmente jens]]...Este año te serán distintas, con la niña...

Ya te escribí en la web de mundo plus contestando a un comentario que hiciste del Iplus.. seguramente no me conocerás por el nombre..porque es este hombre el que está registrado.. pero vamos.. que escribimos indistintamente los dos alli....
Da recuerdos a evita... y muchos besos a jana
Anónimo ha dicho que…
jesn]] ya os quité a ti y a Tvpeple]] de lo de la solicitud de amigos del facebook... después de lo que me contestó TVpeople...

pero vamos.. que yo os sigo por alli... tu jesn]] cuando cuelgues fotos de la niña las veo..

y a Tvpeople]] cuidado con tantos cactus en tu terraza,.. no sea que te vayas a "pinchar"...bien el colllage que hizo tu madre... se te ve en varias fotos...jajaj
Anónimo ha dicho que…
Ah si!! las ves??

Hoy hay algunas más.

Si te conoci, porque me llamastes jesn.

Anónimo ha dicho que…
Lo suponia jesn]].. que sabias que era yo... quien sinó te iba a llamar así en mundoplus...jjja..

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …