Ir al contenido principal

El mejor trabajo de Tom Cruise

Siempre había querido escribir una de esas frases lapidarias que los críticos paren de vez en cuando y que las distribuidoras utilizan como reclamo para la propaganda de sus filmes. Pero además de para satisfacer mi propio ego, afirmar que la actuación del futuro exmarido de Katie Holmes en Rock of ages es una de las mejores de toda su carrera no supone ninguna exageración. Más cuando se convierte en una de los pocos méritos destacables de la película, porque lo suyo habrá tenido que sufrir Warner Bros Spain para poder extraer de la prensa sentencias amables como “bendecida de una energía imparable” o “los números musicales son ingeniosos y efervescentes”.

Lo único efervescente que contiene Rock of ages son las pastillas contra el vómito que deberán tomar los amantes del rock, fans de Aerosmith, Guns’n Roses o Deff Lepard que dudo mucho se acerquen al cine para comprobar semejante sacrilegio sobre sus canciones favoritas. Es cuanto menos paradójico que el filme se burle de la era pop, de grupos como los Backstreet boys o New kids on the block, cuando las versiones que ofrece de grandes hits del rock se mancillan con el único propósito de extenderlas al gran público.

No conviene olvidar que Rock of ages se inspira en un musical de Broadway, género que por mucho que algunos hayan querido reinventar siempre se caracterizará por su alto grado de ñoñez y cursilería. Y precisamente esos son los rasgos de sus dos protagonistas, una joven pareja con ganas de triunfar en el rock pero que parece provenir directamente del instituto McKinley de Glee. La serie de Ryan Murphy también recibe sus dardos en esta película, pero finamente ambas tienen más en común de lo que quisieran, como esos dos emblemas llamados Don’t stop believin’ y Can’t fight this feeling.

Lástima que Adam Shankman, experto ya en trasladar musicales a la gran pantalla, no haya sabido imprimirle a Rock of ages el mismo ingenio y sentido del humor que a Hairspray. Si aquella cinta contaba con grandes números musicales, una protagonista carismática y una correcta puesta en escena, en esta nueva propuesta, a priori más transgresora y desenfadada, nos encontramos con un guión absolutamente plano, escasas escenas para el recuerdo (en su mayoría encarnadas por Cruise) y dos jóvenes actores que parecen sacados de Disney Channel (ella, sin ir más lejos, es un maquiavélico cruce entre Miley Cirus y Christina Aguilera).

A pesar de todo, las dos horas de metraje discurren con más agilidad de la esperada, probablemente por la presencia de estrellas de Hollywood que deben haberse embolsado mucha pasta para unirse al proyecto. Alec Baldwin, Paul Giamatti y Bryan Cranston superan el trance con nota, Catherine Zeta-Jones está soberbia en su papel de mojigata, pero el que realmente deja con la boca abierta es Tom Cruise. A estas alturas poco más esperábamos de él que su limitado registro en películas de acción y sin embargo ha optado por desmelenarse y arriesgar, como hiciera en su día en Magnolia. Si por algo merece la pena pagar una entrada por este sinsentido llamado Rock of ages es por ver al cienciólogo más famoso del planeta convertido en vieja gloria de la música. Por poco más.

Comentarios

vanillastrawberry ha dicho que…
Rock of Ages tal vez no es el mayor trabajo de Tom Cruise pero difeinitivamente como Stacee Jaxx hizo un gran trabajo, un buen regreso.

Entradas populares de este blog

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

LOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO | La Rogue One de Todos los hombres del presidente

Salvando las enormes distancias entre dos propuestas tan distintas, hay que admitir que Los archivos del Pentágono contiene una gran similitud con el primer spin-off de Star Wars. Ambas películas desarrollan una trama más o menos desconocida, con mayor o menor fortuna, para deleitarnos en los últimos minutos con una apoteósica y vibrante secuencia en la que se enlaza con un episodio vital de nuestra memoria audiovisual y colectiva. Si en la saga galáctica Rogue One nos emplazaba al inicio de los inicios, Spielberg remata su análisis sobre la época dorada del The Washington Post uniéndola con su capítulo más destacado en la historia del periodismo de investigación, el que protagonizaron Woodward y Bernstein con el caso Watergate y que inmortalizó Alan J. Pakula en Todos los hombres del presidente. Ambos filmes, por tanto, despliegan una traca final que reconcilia al espectador escéptico con todo el metraje anterior, dejando la sensación de que el viaje ha merecido la pena.

Pero, ¿mere…