Ir al contenido principal

El mejor trabajo de Tom Cruise

Siempre había querido escribir una de esas frases lapidarias que los críticos paren de vez en cuando y que las distribuidoras utilizan como reclamo para la propaganda de sus filmes. Pero además de para satisfacer mi propio ego, afirmar que la actuación del futuro exmarido de Katie Holmes en Rock of ages es una de las mejores de toda su carrera no supone ninguna exageración. Más cuando se convierte en una de los pocos méritos destacables de la película, porque lo suyo habrá tenido que sufrir Warner Bros Spain para poder extraer de la prensa sentencias amables como “bendecida de una energía imparable” o “los números musicales son ingeniosos y efervescentes”.

Lo único efervescente que contiene Rock of ages son las pastillas contra el vómito que deberán tomar los amantes del rock, fans de Aerosmith, Guns’n Roses o Deff Lepard que dudo mucho se acerquen al cine para comprobar semejante sacrilegio sobre sus canciones favoritas. Es cuanto menos paradójico que el filme se burle de la era pop, de grupos como los Backstreet boys o New kids on the block, cuando las versiones que ofrece de grandes hits del rock se mancillan con el único propósito de extenderlas al gran público.

No conviene olvidar que Rock of ages se inspira en un musical de Broadway, género que por mucho que algunos hayan querido reinventar siempre se caracterizará por su alto grado de ñoñez y cursilería. Y precisamente esos son los rasgos de sus dos protagonistas, una joven pareja con ganas de triunfar en el rock pero que parece provenir directamente del instituto McKinley de Glee. La serie de Ryan Murphy también recibe sus dardos en esta película, pero finamente ambas tienen más en común de lo que quisieran, como esos dos emblemas llamados Don’t stop believin’ y Can’t fight this feeling.

Lástima que Adam Shankman, experto ya en trasladar musicales a la gran pantalla, no haya sabido imprimirle a Rock of ages el mismo ingenio y sentido del humor que a Hairspray. Si aquella cinta contaba con grandes números musicales, una protagonista carismática y una correcta puesta en escena, en esta nueva propuesta, a priori más transgresora y desenfadada, nos encontramos con un guión absolutamente plano, escasas escenas para el recuerdo (en su mayoría encarnadas por Cruise) y dos jóvenes actores que parecen sacados de Disney Channel (ella, sin ir más lejos, es un maquiavélico cruce entre Miley Cirus y Christina Aguilera).

A pesar de todo, las dos horas de metraje discurren con más agilidad de la esperada, probablemente por la presencia de estrellas de Hollywood que deben haberse embolsado mucha pasta para unirse al proyecto. Alec Baldwin, Paul Giamatti y Bryan Cranston superan el trance con nota, Catherine Zeta-Jones está soberbia en su papel de mojigata, pero el que realmente deja con la boca abierta es Tom Cruise. A estas alturas poco más esperábamos de él que su limitado registro en películas de acción y sin embargo ha optado por desmelenarse y arriesgar, como hiciera en su día en Magnolia. Si por algo merece la pena pagar una entrada por este sinsentido llamado Rock of ages es por ver al cienciólogo más famoso del planeta convertido en vieja gloria de la música. Por poco más.

Comentarios

vanillastrawberry ha dicho que…
Rock of Ages tal vez no es el mayor trabajo de Tom Cruise pero difeinitivamente como Stacee Jaxx hizo un gran trabajo, un buen regreso.

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …