Ir al contenido principal

El querer y no poder de Antonio Banderas

No hay nada peor que la pretenciosidad a la hora de dirigir. Esa cualidad en la que el creador busca la máxima belleza formal con el contenido más profundo y poético posible olvidándose por completo del principal fin de una película: el relato de historias. Antonio Banderas ha decidido hacer uso y abuso de auténticas metáforas visuales en detrimento de la narración y de los personajes, hasta el punto que parece haber confundido el videoarte con el arte cinematográfico. Todo en El camino de los ingleses pretende ser tan trascendente y lírico que termina por agotar al espectador, que intenta por todos sus medios comprender los motivos de los personajes y la finalidad de la acción, y lo único que se encuentra son poesías narradas, imposibles de valorar por su cuantía, e imágenes surrealistas inconexas.
Intuimos lo que el actor malagueño ha querido transmitir con su segundo filme, como también evidenciamos un importante retroceso en su breve carrera como director respecto a su primera incursión, Locos en Alabama, notable película que contenía precisamente aquello de lo que carece esta otra: la simplicidad. El mensaje de 'El camino de los ingleses' es tan universal como la vida misma y eso resulta un punto a favor del que intenta abordarlo, ya que de bien seguro se ha ganado de antemano la empatía de la platea. El camino que da nombre a la película no es otro que la principal vía que atraviesa un pequeño pueblo andaluz y que conduce a las afueras, a su vez una alegoría del destino que todos añoran, sobre todo en sus años mozos. Banderas hace tanto hincapié en hacer tan evidente esta relación metafórica que no permite al espectador interpretar ni sugerir, al fin y al cabo primer objetivo de toda incursión poética.
Sabemos que el protagonista es Miguelito, el hijo del ferretero, al que le falta un riñón, y que sueña con ser poeta. Sabemos que su musa es Fina, una joven que también sueña con ser bailarina y que para paliar sus complejos se acompaña de varios libros que la hagan, a ojos de los demás, toda una estudiante universitaria. Sabemos que sus amigos, sobre todo en la época estival en la que se desarrolla la película, se mueren por follar. Y que además ronda por el pueblo la gorda de la Cala dispuesta siempre a abrirse de piernas. Sabemos también que uno de los pocos que han emprendido el camino de los ingleses es un militar con ganas de reafirmarse a golpe de puñetazos y de alardeos. Y que en la ventana de un bar, cerveza en mano, el que sí tiene madera de poeta sueña en realidad con locutar en la radio. Se nos muestra también pellizcos de los sueños de tantos otros personajes que se han enfrentado tarde o temprano a ese camino / destino.
Sin embargo, de saber a entender existe un gran trecho, y todo lo que se nos muestra con tan incansable belleza formal resulta incomprensible en la mayoría de los casos. No entendemos que lleva a Miguelito a los brazos de la mujer madura (encarnada por cierto por la siempre brillante Victoria Abril) ni qué le impide hacer realidad su sueño ni en que lo frena la ausencia de su riñón. Tampoco los motivos de la conducta de su novia o las reacciones de algunos de sus amigos, como el tío bueno que abandona a su tía buena por resultarle demasiado artificial cuando a lo largo del filme no logramos saber ninguna de sus inquietudes. Tampoco entendemos los lícitos objetivos carnales de la gorda de la Cala, porque de entrada no se le brinda ni la oportunidad de abrir la boca. Ni los porqués del militar vengativo ni los del misterioso radiofonista. Ni entendemos tampoco la relevancia de algunas otras subtramas. Lo único que se logra, por tanto, es la construcción de unos personajes fríos y distantes que no llegamos nunca a conocer.
El tema, tan cercano, de las inquietudes y deseos de juventud, se torna por tanto lejano e incomprensible en boca de estos protagonistas, cuyos diálogos, semejantes a recitales, resultan agotadoramente aburridos. La forma no acompaña al mensaje sino que se convierte en principal protagonista. La preciosa imagen en primer plano de una flor anclada en el camino, por ejemplo, no deja ver lo que ocurre tras ella. O la correcta y estudiada interpretación de los actores no permite en cambio entender la pretendida profundidad de sus personajes. Así, entre plano y plano, entre artificio y artificio, Banderas cree haber conseguido una película de autor, olvidándose que la belleza no lo es todo y que el creador no debe estar siempre por encima del espectador.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
q malo eres con HANNtonio y más q una crítica lo q haces es un spoiler tras otro XDDDDDD

* Te recomiendo un pantallazo al director Hal Hartley, el director independiente del cual no recordaba su nombre, este finde viendo la serie Weeds vi a uno de los actores q trabaja mucho con él y lo pude encontrar.

* Y otro pantallazo a Santiago Segura, si no lo has hecho ya, hace unos días The New York Times le dedicó una doble página, muy pocos españoles han tenido ese honor, le gicieron una larga entrevista q está colgada en internet, ¡4 PAGINAS!, en
http://www.nytimes.com/2006/11/12/mag
azine/12segura.html?ex=1320987600&en=
9ba7fa0daa7fd079&ei=5088&partner=rssn
yt&emc=rss
En escolar.net comentaron algunas cosas muy significaticas de como le hicieron la espectacular entrevista y los "Fact checkers".
Asi trabaja la prensa de calidad http://www.escolar.net/MT/archives/20
06/11/asi_trabaja_la.html

BeFour
Anónimo ha dicho que…
Vaya, pues interesante análisis de la película el que haces aquí. Yo he hecho otro, aunque la perspectiva es totalmente distinta. Supongo que eso es lo bueno del cine, que una película es totalmente distinta para cada espectador. De cualquier modo, me uno a lo dicho por el otro comentador respecto a lo de los spoilers. Fui a ver la película sin informarme nada, no quería saber lo que me iban a contar. Me dejé llevar por algunas críticas y me presenté en el cine.
Bueno, soy lector constante aunque casi nunca firmo, pero esta vez lo he querido así debido a la coincidencia.
Hasta otra!!
Hipnosapo ha dicho que…
Nene, soy el único que no puede entrar en el magistral nuevo diseño de vertele?
POLE.T. ha dicho que…
Yo tampoco puedo entrar!!
Anónimo ha dicho que…
Estoy totalmente de acuerdo contigo. Fui a ver la película y me aburría a veces.

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…