Ir al contenido principal

THE LEFTOVERS | El regreso de las profecías

Confusión. Para no defraudar a sus fieles seguidores, Damon Lindelof y Tom Perrotta han emprendido la recta final de su primera colaboración conjunta recurriendo a uno de los elementos que la han convertido en grande: el desconcierto, la descolocación del espectador. The Leftovers regresaba este domingo siguiendo la tradición de abrir temporada con una secuencia extemporánea, supuestamente alejada de la trama principal que acontece en Jarden.

Los propios creadores de la serie han revelado que la misteriosa secuencia de apertura se basa en la secta de los Mileritas, los seguidores del predicador bautista estadounidense que pronosticaba el regreso de Jesús en 1844 a partir de la profecía de Daniel 8:14. Pero aquél esperanzador 22 de octubre pasó y dio paso a la Gran Decepción, y a una ola de violencia por parte de los que se habían despojado de todas sus pertenencias ante la inminente llegada del creador. El paralelismo con los culpables remanentes era evidente, tal y como se encarga de plasmar la escena en la que la devota milerista se abraza a sus compañeros para enlazar con los supervivientes de la masacre con la que cerró la segunda temporada.  

Las referencias bíblicas, constantes a lo largo de toda la serie, parece que cobran toda su fuerza en esta tercera temporada, basada en torno a la idea del Apocalipsis. Algunos seguidores, como David Marzal, apuntan al Diluvio Universal basándose en una primera temporada que se centró en la elección de Dios, la llamada Ascensión, una segunda protagonizada por la resurrección del personaje principal y una tercera encaminada hacia el fin de los días.
El caso es que Kevin se ha convertido en la gran esperanza para los devotos que pronostican el Apocalipsis justo siete años después de que desapareciera el 2% de la población mundial. Como en su día hiciera Nora, ahora es él el que intenta acabar con su vida para poner a prueba el milagro que lo mantiene con vida desde que abandonara Mapleton, mientras su antítesis espiritual, Matt, planea utilizar su figura para actualizar la Biblia. Pero los traumas del policía no se terminan ahí. El asesino de perros que despertó sus demonios en la primera temporada regresa (y se va) con ideas conspirativas perrunas, mientras la llegada del juicio final avecina una nueva batalla campal entre religiosos y seguidores de Evie (¿fue derribada por un dron? ¿Dónde está su madre?).
Aunque el que sin duda es el gran shock de este primer capítulo llega en forma de recurso marca de la casa. De nuevo, como ocurriera en su día con Lost, un flashforward entre palomas y praderas australianas nos sitúa en un futuro bastante lejano en el que una envejecida Nora, ahora respondiendo al nombre bíblico de Sarah, dice no reconocer a un tal Kevin. ¿Es realmente un flashforward o se tratará otra vez, Lindelof no lo quiera, de una realidad alternativa? ¿Significa este avance que el Apocalipsis no tendrá lugar? ¿Existe una conexión entre las palomas mensajeras que crían los Mileritas y las que criará en un futuro Noa? Señoras y señores, desde Perdidos que una serie no daba lugar a tantas especulaciones. Esperemos que, esta vez sí, la experiencia sea plenamente gratificante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …