Ir al contenido principal

ESPECIAL ZINEMALDIA 2016 - Snowden

Fiel a los acontecimientos, narrativamente impecable, con un equilibrio entre realismo y denuncia, entre documentación y suspense. Visualmente notable. Si existe un motivo por el que buena parte de la crítica se ha mostrado indiferente, incluso belicosa, frente a Snowden éste tiene nombre y apellido: Oliver Stone. Sólo así se entiende que una ficción que podría haber firmado perfectamente David Fincher o Aaron Sorkin, salvando pequeñas distancias, haya obtenido tan injustas reacciones. Al director de Platoon y JFK no se le perdonan sus últimos resbalones, que se remontan desde el Alejandro Magno de 2004. Tampoco sus filias políticas y su afilada lengua. Y lo que sin duda no se le disculpará jamás es haber llegado después de Citizenfour.

Consciente de su cercanía en el tiempo con el documental dirigido por Laura Poitras, y también de su excelente acogida, Stone ha sido hábil en el montaje y ha situado a la periodista en la escena de apertura de otra obra, esta vez de ficción, sobre Edward Snowden. Sin miedo a las comparaciones, aun sabiendo que serían inevitables. Actitud valiente del que se muestra seguro y confiado de su tarea. Y es que la película complementa e incluso amplía las revelaciones de Citizenfour con detalles personales del protagonista y, sobre todo, con nuevos dardos que ya no sólo apuntan a la administración de Obama sino también a empresas que como Microsoft o Apple han participado en esta red de espionaje planetario. Todo ello, además, con un ritmo que va escalando hacia una cúspide de tensión y de aterradores recortes mediáticos muy meritorio.

Las acusaciones de demagogia tampoco se han hecho esperar, cuando buena parte del material discursivo que utiliza Stone para narrar la gravedad de los hechos ha salido de la boca del propio Snowden. Especialmente interesantes son las reflexiones que vierte desde su exilio forzado en Moscú, en una conferencia multitudinaria a la que asiste en forma de pantalla robot. Ese instante, grandilocuente pero triste a la vez, refleja a la perfección el sacrificio de un hombre cuyo patriotismo se sigue cuestionando en su propio país. Una escena que también sirve para comprobar la impresionante mutación de Joseph Gordon-Levitt en un personaje real tan poco expresivo como el ex agente de la CIA. Lástima que sus opciones sean tan escasas para la época de premios como las de una cinta ninguneada sin motivo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …