Ir al contenido principal

Refugiados, otra víctima del hype desorbitado


Lancemos desde aquí una advertencia a nuestras televisiones. Dejen de promocionar sus nuevas apuestas de ficción como la panacea de la ficción española, como el antes y el después que nos equiparará de una vez por todas con el panorama televisivo internacional. Traslademos también el aviso a nuestros compañeros periodistas. Avísennos cuando realmente un producto de nuestro país rompa esquemas, aporte auténticas novedades y no esté en todo momento con el ojo puesto en los grandes referentes, los que marcan tendencia. Porque de todo el arsenal de grandes novedades que nos esperaban esta temporada, sólo una, El ministerio del tiempo, ha asumido un gran riesgo y pulverizado moldes. 

Flaco favor le hacemos a las productoras españolas si generamos excesiva y precipitada expectación con propuestas que, sólo faltaría, se adecuan a los nuevos tiempos pero que en realidad no tienen ni tendrán un peso determinante en el mercado internacional. Desde el momento en que, tanto desde los medios como desde los propios gabinetes de comunicación de las cadenas, se equipara una nueva apuesta con la ficción extranjera es de justicia comparar con equidistancia y sin condescendencia. Y, francamente, puede que Refugiados cuente con el respaldo de la BBC, pero su trascendencia en el género de la ciencia ficción es poco más que nulo. 

El gran mérito de la serie que estrenaron anoche de forma simultánea los cuatro canales de Atresmedia es haber logrado el apoyo de la cadena de referencia británica, con la que al parecer los guionistas españoles tuvieron algunas desavenencias. Y no es para menos. Son fácilmente identificables las carencias de una propuesta con más ambición teórica que práctica y que desde luego no la incorporarán en el cada vez más amplio catálogo de series influyentes de la BBC. 

Si el objetivo era parir una serie que no pareciera española, no hay duda que lo han conseguido. Autores extranjeros, fotografía a la orden del día, una ambientación que bien podría estar ubicada en Estados Unidos, rodaje en inglés con un doblaje nefasto. Hasta los créditos parecen sacados de la HBO. Pero si algo ha demostrado la ficción que nos ha regalado este año la imaginación de los hermanos Olivares es que puede alcanzarse la gloria y el aplauso de crítica y público sin perder la propia identidad. Español no tiene por qué equipararse siempre con lo rancio o lo garbancero. 

En todo caso, no es criticable que un producto made in Spain tenga aspiraciones globales (el cine de Amenábar, por ejemplo, es cada vez menos español y más influyente). Lo que sí es condenable es desaprovechar el tirón mediático y la carta de presentación con un primer capítulo que ya pierde el ritmo una vez planteada la interesante premisa inicial. Después de situarnos en un contexto en el que tres millones de personas regresan del futuro con una lucecita roja en el pecho para intentar salvarlo, la trama quiere volverse intimista y centrarnos en un microcosmos de recelos y miedo psicológico. Podría ser para crear una atmósfera claustrofóbica, asfixixante, terrorífica. Pero sólo sirve para infundir el más profundo de los sueños.   

Hay ficciones lentas y ficciones aburridas. Refugiados es ambas cosas. Porque hay ritmos sosegados pero que conllevan mucho mar de fondo, que profundizan en los personajes, que te adentran en una atmósfera inquietante de la que resulta imposible escapar. Sin embargo, hay lentitudes injustificables, plagadas de altos en el camino que no aportan nada, que ralentizan la marcha sin criterio alguno. Es la dinámica de esta nueva serie, que se permite el lujo de alcanzar los bajones de intensidad que las grandes producciones suelen manifestar cuando el espectador ya está lo suficientemente enganchado como para abandonar. La emisión de dos capítulos seguidos tampoco ayudaba. Certificó al instante que el interés resucitará a golpe de cliffhangers

Mal vamos si para sobrevivir a esta miniserie de ocho capítulos debemos esperar a los clímax finales del episodio, después de minutos y minutos de relleno existencial basados en la reiteración. Una intriga de ciencia ficción como la que plantea Refugiados merece un tratamiento mucho más apasionado que el que han demostrado las dos primeras entregas de la serie. 100 minutos desaprovechados, sumidos en un letargo que sólo aviva un par de golpes de efecto. Oportunidad de oro perdida que costará mucho recuperar. Frenen el ritmo de entusiasmo, queridos compañeros y gabinetes de prensa, porque tamaña expectación sólo pueden cubrirla los éxitos más inesperados. 

Comentarios

Luis Ogando ha dicho que…
Bueno, ya sabes que a mí sí me gustó la serie, pero más allá de eso, me parece que tu artículo es muy interesante porque plantea debates que lo son. Por un lado, debemos empezar a cuestionar las campañas mediáticas que nos bombardean con las series españolas. Y cuando digo campañas mediáticas no me refiero a los anuncios, precisamente, sino a las noticias, tweets y post que publican los periodistas antes del estreno. A mí esta serie me ha gustado, a ti no, pero más allá de ello, el hype no está justificado. Como tampoco estaba justificado con Vis a Vis o Bajo Sospecha. De hecho, si me apuras, tampoco estaba con El Ministerio del Tiempo, que es una serie fantástica (en todos los sentidos (chistaco)), pero que tampoco es la novena maravilla del mundo o la profeta que salvará a la industria televisiva española de arder en el incendio. Es una muy buena serie que combina con astucia entretenimiento y función didáctica.
Otro tema que me parece interesante, es el de la personalidad. Está claro que Refugiados no tiene personalidad alguna, se baña en tantas influencias que parece un monstruo de Frankenstein, cosida con mil pedazos de cuerpos distintos. A mí su atmósfera y su tono me recordaron a thrillers syfy yankees (los 4400) y thrillers de misterio ingleses (The Missing, sin ir más lejos). Tener una ambición internacional no implica no tener personalidad, ahí está, por ejemplo, la soberbia Les Revenants, a la que no le llega ni a la suela de los zapatos, y que también es una influencia clara.
Y ya por último decir que entiendo que te pareciera un coñazo, en serio jajajaja, es muy lenta, y es verdad que no acaba de construir unos personajes lo suficientemente interesantes y que todo el relato funciona a golpe de cliffhangers, pero a mí me entretuvo, no sé explicarlo muy bien, pero capturó mi atención a pesar de todo ello. Aún así, entiendo perfectamente todo lo que dices y creo que tienes bastante razón. Muy buen post Pol :)
Anónimo ha dicho que…
Si bien es cierto que sí creo que este invierno/primavera ha servido para ver una mejora considerable en las series españolas, consiguiendo que al fin la mayoría sean correctas y no de vergüenza ajena(la de Resines sigue dando repulsión). Pero no creo que sean tan buenas como muchos insisten en decir. Y ésta, Refugiados, no llega al nivel de correcta: es directamente mala.

El piloto es de los peores que he visto en mi vida. Una cosa es ser una serie lenta y otra que en el minuto 2 aparezcan "los del futuro", todo el mundo los acepte sin problemas y no pase nada hasta 42' más tarde. Y por en medio, excesivas referencias religiosas, que tirán para atrás pero bien.

Se supone que no solo representa España, sino que está gravado en España. Y en ningún momento te lo parece. No te sientes identificado. Si les interesa más el público internacional y que sean ellos los que se vean reflejados, pues haber dicho que era cualquier otro país.

Y bueno, en tan solo 2 capítulos, ya han conseguido tener errores de bulto, para hacer cuadrar la historia a su gusto. Si me parece grave que una serie caiga en errores tras 100 capítulos, en tan solo 2 me parece ya el colmo.

Y si pretende ser una serie original, no debería hacer uso de elementos tan trillados y vistos.

kyot_
POLE.T. ha dicho que…
Bueno, veo que ha creado polémica la serie! jejejej. Estoy bastante de acuerdo con vuestros comentarios.

Quizá no sería tan drástico como tú, Kyot, pero desde luego han desperdiciado una oportunidad única para enganchar al personal. Yo, al menos, no pienso ver el tercero. De toda esta hornada me quedo con Vis a vis, que mantiene el pulso del primer capítulo y entretiene en todo momento.

Más que con la serie yo me cabreé con eso que mencionaba Luis, con la desmesura con la que nos venden últimamente todos los proyectos españoles. Todos se inspiran o se copian directamente de éxitos internacionales y ninguno, ni siquiera El ministerio del tiempo, está a la altura de ellos. Les revenants, que estoy de acuerdo en que es una auténtica joya, jamás se permitiría las licencias que se toma El ministerio del tiempo, por citar la más unánimemente aplaudida (y eso que yo soy el primer fan). El nivel sigue estando muy descompensado y no nos debemos conformar con que ya no den vergüenza ajena como la de Resines o la del crucero que se nos viene encima...
Anónimo ha dicho que…
Vis A Vis me parece la mejor de todas las nuevas series estrenadas (incluyendo la basura de El Príncipe del año pasado). De El ministerio del tiempo solo vi el primero. A ver si encuentro tiempo de ver el resto, porque el primero me gustó.

Sin Identidad se está haciendo muy lenta esta 2ª temporada. Una lástima, porque la 1ª me pareció bastante decente, aunque la actriz protagonista no me acabe de apasionar.

Ambas entretienen que es la finalidad principal.

El problema para mi con Vis a Vis es que me molestó muchísimo que se negaran a reconocer que se habían fijado en Orange is the new black, yegando a despreciarla y a tildarla de poco arriesgada, cuando quizás arriesgue más al no ir a lo fácil de "serie de ficción donde hay un asesinato y un tesoro escondido", sino dedicarse a contar simplemente la vida en la cárcel de diferentes mujeres con diferentes crímenes (solo vi la 1ª temporada de OITNB). Tras leer eso y ver los 2 primeros capítulos con unos cuantos "homenajes" a la serie norteamericana soy incapaz de perdonarles nada. Me parece una vergüenza. Deberían llevarlos a un programa de TV y sacarles las vergüenzas, porque manda narices.

En la vida hubieran hecho esta serie, si no fuera por que la otra llevaba ya año y pico de popularidad por la red. Se aprovechan que la serie no ha sido emitida en abierto en España y, por tanto, su público es menor.

Aún así y a pesar de la escena ridícula del dron (¿eso es arriesgar para ellos?), le da mil patadas a Refugiados o a El Príncipe (ojalá sus protagonistas no vuelvan a actuar jamás, porque penoso él y penosa ella. Y encima no están tan buenos como dicen. Ojalá...). Y ni te digo a La que se avecina, que es una comedia sobrevaloradísima. Una lástima que la semana que viene sea el último, porque Vis a Vis les estaba bajando los humos poco a poco pero bien.

kyot_

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …