jueves, 23 de agosto de 2012

Temporada de series 2012-2013

Tras un ejercicio, el del año anterior, más repleto de sonoros fracasos que de grandes éxitos (Alcatraz, Terra Nova, PanAm, Ringer, The Playboy Club, Awake frente a Revenge, Once upon a time, Touch Person of interest y pocas más), las cadenas de Estados Unidos calientan ya motores para el inminente desembarco de la nueva temporada televisiva. Más atractiva y variopinta que el año pasado, la oferta que da comienzo en septiembre ha decidido obviar los años 60 y la trama futurista (salvo la excepción de Revolution) para ofrecer al espectador un abanico más amplio donde elegir.

Ahí va mi lista particular de series que tendrán su oportunidad, las que no han superado el mínimo interés y las que se encuentran a medio camino, dependiendo en gran medida de las audiencias y de la opinión de la crítica.

NO ME LA PIERDO

The Following
Sin duda, uno de los estrenos más esperados de la próxima temporada, no sólo porque supone el primer papel protagonista de Kevin Bacon en televisión sino también porque implica el regreso de Kevin Williamson (creador de míticas series como Dawson crece o Crónicas vampíricas) al género de terror tras Scream. Bacon es un agente del FBI a la caza de un psicópata que logró encarcelar nueve años atrás y que ahora ha escapado del corredor de la muerte. Tanto la trama como la puesta en escena recuerdan a grandes clásicos del subgénero de asesinos en serie como El silencio de los corderos o Se7en. Muy prometedora.

  • Estreno: midseason 2013.
  • A favor: El duelo interpretativo de lujo entre Kevin Bacon y James Purefoy, el Marco Antonio de Roma. 
  • En contra: ¿Sabrá Kevin Williamson dar el paso del terror adolescente al adulto?

Last resort
ABC vuelve a intentarlo con una isla, pero esta vez sin los pros y los contras de la ciencia ficción en Perdidos. De hecho, nada más parece tener en común con la serie de J.J. Abrams esta sugerente producción político-militar escrita por los creadores de The shield y en la que un grupo de tripulantes del submarino Colorado se convierten en enemigos de su propio país tras desobedecer las órdenes de lanzar misiles nucleares contra Pakistan. En su huida, encontrarán refugio en una isla del Pacífico en la que intentarán iniciar una nueva vida. El tráiler vaticina una historia repleta de conspiraciones y giros argumentales. 

  • Estreno: 27 de septiembre.
  • A favor: La puesta en escena y los efectos especiales parecen a la altura de una gran superproducción.
  • En contra: Que la audiencia de la ABC no respalde una propuesta con tintes políticos.

Revolution
Si por algo merece un primer visionado esta serie es por las siglas que hay detrás, las de J.J., y por un avance que promete una buena dosis de cliffhangers. Sin embargo, sobre la gran apuesta de la NBC para la próxima temporada impera el pesimismo, a juzgar por su parecido más que razonable con producciones fallidas como Terra Nova, Jericho o Flashforward. Para colmo, la factoría Bad Robot tampoco atraviesa uno de sus mejores momentos en televisión, tras los últimos descalabros protagonizados por Uncercovers y Alcatraz. Veremos si la trama apocalíptica de un planeta sin corriente eléctrica trae de nuevo la suerte al creador de Perdidos.

  • Estreno: 17 de septiembre.
  • A favor: J.J. Abrams y Eric Kripke (Supernatural) son los encargados del guión y Jon Favreau (Iron Man) dirige el piloto.
  • En contra: La NBC sigue sin encontrar su hit de ciencia ficción tras la debacle de Héroes y el fracaso de The event.

666 Park Avenue
Es probable que la ABC no hubiera dado luz verde a este proyecto de no ser por el éxito en el canal FX de American Horror Story, una de las pocas sorpresas de la pasada temporada. De hecho, las similitudes entre ambas historias parecen demasiado manifiestas. El gran aliciente de esta producción de terror, sin embargo, se encuentra en el regreso a la televisión de Terry O’Quinn con un papel tan ambiguo como el de John Locke en Perdidos. Esta vez regenta junto a su esposa (la desesperada Vanessa Williams) un bloque de apartamentos neoyorquino que podría estar poseído por fuerzas demoníacas. Veremos si la presencia diabólica consigue engancharnos.

  • Estreno: 30 de septiembre.
  • A favor: El auge del terror en televisión.
  • En contra: Que las comparaciones con American Horror Story y La semilla del diablo sean demasiado odiosas.

The mob doctor
La doble vida como trama siempre es sugerente. Y eso es precisamente lo que nos plantea esta historia en la que una doctora de Chicago compagina su labor diurna en el hospital con sus trabajos nocturnos para la mafia, que tiene amenazado a su hermano por unas deudas económicas. Cuando parecía que lo habíamos visto todo en cuanto a series médicas, llega la Fox con esta nueva propuesta que busca ocupar el enorme hueco dejado por House. 

  • Estreno: 17 de septiembre.
  • A favor: La carismática protagonista, Jordana Spiro, promete convertirse en la nueva Kyra Sedgwick.
  • En contra: La sombra de House puede ser muy alargada y la audiencia puede acusar el cambio.

YA VEREMOS

Red Widow
Está por ver si este nuevo thriller de la ABC con madre coraje de protagonista logra sobrepasar el tufo a serie B, a Missing, que desprende el tráiler de avance. En esta ocasión, se trata de una buena esposa y madre de tres hijos que permanecía ajena al trabajo sucio de su padre, su hermano y su marido. Hasta que este último aparece muerto de un balazo a las puertas de su idílica mansión y decide vengar su muerte y mantener a salvo a su familia.

  • Estreno: 2013.
  • A favor: El éxito de Revenge en el mismo canal podría expandirse a esta serie.
  • En contra: El precedente de Missing, Ringer y demás producciones que han fallado a la hora de recuperar el thriller noventero.

Nashville
¿Más musicales después de Glee y Smash? ¿En serio puede dar para más el género? Desde luego, en la ABC están dispuestos a averiguarlo y para ello han puesto toda la carne en el asador, sobre todo con la elección de su dúo protagonista. Connie Britton deja American Horror Story para encarnar a una leyenda del country que luchará por mantener su reinado frente a la joven promesa interpretada por Hayden Panettiere, a la que todavía se la sigue reconociendo como la animadora de Héroes. Falta comprobar si esta nueva historia de rivalidad será muy diferente de la que enfrenta a Ivy y Karen en Smash.

  • Estreno: 10 de octubre.
  • A favor: Está escrita por Callie Khouri, la guionista de Thelma & Louise.
  • En contra: Que el musical comience a dar signos de agotamiento en televisión.

The New Normal
Esta nueva comedia sobre una atípica familia gay está dando más que hablar por las polémicas que ha generado en el sector más retrógrado de la sociedad estadounidense que por las novedades que pueda aportar al panorama televisivo. Aunque se trata de una creación de Ryan Murphy para la NBC, se nota a leguas que busca hacerle sombra al fenómeno Modern family, siguiendo exactamente los mismos patrones que la encumbraron al éxito. Veremos si finalmente las sospechas son infundadas.

  • Estreno: 11 de septiembre. 
  • A favor: El enredo entre la pareja gay y la madre soltera con niña resabida puede dar juego.
  • En contra: Su, por el momento, escaso disimulo a la hora de imitar Modern family.

How to live with your parents
El planteamiento de esta historia sobre madre soltera obligada a regresar a casa de sus padres por las circunstancias económicas no podría ser más actual y acertado. Si además el conflicto intergeneracional es más bien a la inversa, con unos padres abiertos y liberales y una hija avergonzada y conservadora, las situaciones cómicas pueden darse por aseguradas. Si por algo tengo a esta nueva comedia de la ABC en cuarentena es por mi inclinación hacia el suspense o el drama. Muy buena tendrá que ser para subir al nivel de No me la pierdo.

  • Estreno: midseason 2013. 
  • A favor: Elizabeth Perkins  (Celia de Weeds) como madre protagonista.
  • En contra: Que más allá del planteamiento original, se convierta en una sitcom al uso.

The Carrie Diaries
¿Qué narices han hecho con Carrie? ¿Dónde está Samantha? Desde luego, mucho deben haberle pagado a Darren Star para permitir esta precuela de Sexo en Nueva York que en nada parece semejarse a la mítica serie de la HBO. Las siglas CW y el concepto Gossip Girl, cuyos guionistas firman también esta propuesta, dan algunas pistas sobre por dónde pueden ir los tiros. Menos sexo y más amor adolescente parecen las claves de un producto sobre el que albergamos pocas esperanzas.

  • Estreno: 2013.
  • A favor: Todo el imaginario de Carrie Bradshaw y la marca Sexo en Nueva York.
  • En contra: Esta versión ‘teen’ para un canal ‘teen’ no será tan arriesgada, picante y deslenguada como la serie original.

NI DE COÑA

Zero Hour
Cuando por fin parecía que el fenómeno Código Da Vinci se había extinguido, aterriza en la ABC esta apuesta sobre conspiraciones históricas que más bien llega a destiempo, alejada del filón originado por la novela de Dan Brown. Símbolos, mapas, acertijos,… El planteamiento huele a prehistoria y da una pereza terrible, aunque se esfuerce en mantener la tensión con la desaparición de la mujer del protagonista.

  • Estreno: 2013. 
  • A favor: Paul T. Sheuring, guionista de Prison Break, firma la serie.
  • En contra: Su gancho está desfasado.

The Neighbors
Mirar al pasado es un recurso recurrente cuando escasean las ideas, pero en el caso de esta comedia de la ABC con extraterrestres de protagonistas parece que ni siquiera ha habido el intento de disimularlo. Series como Cosas de marcianos o Alf y películas como Los caraconos vienen enseguida a la mente con el simple visionado del tráiler, un avance que desde luego invita a cambiar de canal.

  • Estreno: 26 de septiembre.
  • A favor: La tendencia actual a mirar al pasado podría convertirla en éxito.
  • En contra: Que los guiones sean tan estúpidos como la propuesta.

Vegas
¿Realmente la ciudad de cartón piedra de Nevada puede dar más de sí en televisión? Algo tiene Las Vegas que encandila a los yanquis más que a nadie en este mundo (salvo Esperanza Aguirre). Por ello, la CBS ha decidido ambientar la ficción en los años 60, recreando las peripecias del sheriff Ralph Lamb contra la emergente industria del juego y el crimen organizado.

  • Estreno: 25 de septiembre.
  • A favor: El duelo entre Dennis Quaid y Michael Chiklis (The shield).
  • En contra: El sopor que produce una nueva trama de mafias en un canal como la CBS.

Elementary
Realizar un remake de una serie británica en Estados Unidos tiene tan poco sentido como sería hacerlo de Downton Abbey o Doctor Who, ficciones que ya triunfan por sí solas al otro lado del charco. De ahí que la idea de adaptar una producción tan reciente como ‘Sherlock’ introduciendo cuatro retoques como Lucy Liu en el papel de Watson parezca tan poco seductora.

  • Estreno: 27 de septiembre.
  • A favor: Jonny Lee Miller parece un buen candidato a Sherlock.
  • En contra: Benedict Cumberbatch es insustituible.

Chicago Fire
Los equipos de profesionales siguen siendo un filón inagotable en televisión, aunque los guionistas cada vez se las tienen que ingeniar más para darle una vuelta de tuerca que diferencie sus propuestas de las ya consolidadas. Médicos, abogados, policías y de nuevo bomberos. No parece que esta nueva serie de la NBC vaya a diferenciarse mucho de un procedimental cualquiera, ni siquiera con la presencia de un protagonista carismático, así que poco futuro puede augurarse a una propuesta nacida para pasar desapercibida.

  • Estreno: 10 de octubre.
  • A favor: El retorno de Jesse Spencer (Robert Chase en House) a la televisión.
  • En contra: Su estilo procedimental caduco.

lunes, 13 de agosto de 2012

El mejor trabajo de Tom Cruise

Siempre había querido escribir una de esas frases lapidarias que los críticos paren de vez en cuando y que las distribuidoras utilizan como reclamo para la propaganda de sus filmes. Pero además de para satisfacer mi propio ego, afirmar que la actuación del futuro exmarido de Katie Holmes en Rock of ages es una de las mejores de toda su carrera no supone ninguna exageración. Más cuando se convierte en una de los pocos méritos destacables de la película, porque lo suyo habrá tenido que sufrir Warner Bros Spain para poder extraer de la prensa sentencias amables como “bendecida de una energía imparable” o “los números musicales son ingeniosos y efervescentes”.

Lo único efervescente que contiene Rock of ages son las pastillas contra el vómito que deberán tomar los amantes del rock, fans de Aerosmith, Guns’n Roses o Deff Lepard que dudo mucho se acerquen al cine para comprobar semejante sacrilegio sobre sus canciones favoritas. Es cuanto menos paradójico que el filme se burle de la era pop, de grupos como los Backstreet boys o New kids on the block, cuando las versiones que ofrece de grandes hits del rock se mancillan con el único propósito de extenderlas al gran público.

No conviene olvidar que Rock of ages se inspira en un musical de Broadway, género que por mucho que algunos hayan querido reinventar siempre se caracterizará por su alto grado de ñoñez y cursilería. Y precisamente esos son los rasgos de sus dos protagonistas, una joven pareja con ganas de triunfar en el rock pero que parece provenir directamente del instituto McKinley de Glee. La serie de Ryan Murphy también recibe sus dardos en esta película, pero finamente ambas tienen más en común de lo que quisieran, como esos dos emblemas llamados Don’t stop believin’ y Can’t fight this feeling.

Lástima que Adam Shankman, experto ya en trasladar musicales a la gran pantalla, no haya sabido imprimirle a Rock of ages el mismo ingenio y sentido del humor que a Hairspray. Si aquella cinta contaba con grandes números musicales, una protagonista carismática y una correcta puesta en escena, en esta nueva propuesta, a priori más transgresora y desenfadada, nos encontramos con un guión absolutamente plano, escasas escenas para el recuerdo (en su mayoría encarnadas por Cruise) y dos jóvenes actores que parecen sacados de Disney Channel (ella, sin ir más lejos, es un maquiavélico cruce entre Miley Cirus y Christina Aguilera).

A pesar de todo, las dos horas de metraje discurren con más agilidad de la esperada, probablemente por la presencia de estrellas de Hollywood que deben haberse embolsado mucha pasta para unirse al proyecto. Alec Baldwin, Paul Giamatti y Bryan Cranston superan el trance con nota, Catherine Zeta-Jones está soberbia en su papel de mojigata, pero el que realmente deja con la boca abierta es Tom Cruise. A estas alturas poco más esperábamos de él que su limitado registro en películas de acción y sin embargo ha optado por desmelenarse y arriesgar, como hiciera en su día en Magnolia. Si por algo merece la pena pagar una entrada por este sinsentido llamado Rock of ages es por ver al cienciólogo más famoso del planeta convertido en vieja gloria de la música. Por poco más.

jueves, 9 de agosto de 2012

¿Dónde está Pixar?

Hace seis años, recién contraído el matrimonio entre Pixar y Disney y con Cars como primer retoño fruto de esta unión, pronostiqué la paulatina pérdida de personalidad de la compañía del flexo. Pequé sin duda de cierto fatalismo, porque enseguida llegaron algunos de sus mejores proyectos, como Ratatouille, WALL-E o Up, obras maestras que nos hicieron olvidar ese inmenso resbalón protagonizado por un coche de carreras.

Quizá no convenga hacer saltar de nuevo las alarmas, pero está claro que la llegada de Brave supone un nuevo retroceso en el impecable expediente del estudio fundado por Steve Jobs y John Lasseter. Las sospechas de una cada vez mayor influencia de Disney sobre los proyectos de Pixar vuelven a acechar. Y es que esta historia sobre una princesa indomable no es tan distinta de las que en su día nos propuso el gigante del ratón, como Pocahontas o Mulan.

Hace ya tiempo que Disney abandonó la senda del cuento de hadas clásico, ese que tendía al machismo y reservaba a la mujer el victimismo y la sumisión. De ahí que no tenga ningún mérito el mensaje feminista y supuestamente revolucionario de Brave. Como decíamos, Mulan ya cabalgaba sola para luchar como un varón en nombre de su familia y Pocahontas era un espíritu libre capaz de detener guerras mediante el diálogo. Y de eso hace ya más de diez años. Así que la historia de esta Mérida que se niega a aceptar el destino marcado por su madre y por los tiempos llega un poquitín tarde.

Pero no es sólo en esa necesidad cuasi vital de revestir sus guiones con moraleja que Pixar se ha disneyziado de nuevo. De repente, sin aviso y a traición, una voz se apodera de la banda sonora y nos retrotrae a los tiempos en los que era impensable una película de dibujos animados sin su repertorio de canciones. Si a estas escenas superfluas de canto a la libertad le sumamos la presencia de personajes graciosillos, a la búsqueda de la risa fácil de los más pequeños, nos encontramos definitivamente con algo que desde luego no es Pixar.

¿Dónde queda por tanto el ingenio de la factoría de Toy story, Monstruos SA y Buscando a Nemo? Pues únicamente en uno de los rasgos que siempre han caracterizado a Pixar y que la catapultó enseguida a lo más alto de la animación: la innovación tecnológica. Si algo permanecerá grabado en nuestra memoria después de ver esta historia de vínculos familiares intachables y búsqueda del destino es el impresionante pelazo de su protagonista, que ocasionó más de un quebradero de cabeza a los diseñadores.

En el pelo rojizo de Mérida, en la niebla escocesa, en el realismo del mar, vemos la imprenta de la compañía con sede en Emeryville, San Francisco. Personajes secundarios como el de la bruja o los tres pretendientes nos recuerdan el ingenio de sus guionistas para crear personalidades carismáticas. El talento de Pixar en Brave queda reducido, por tanto, a un impresionante envoltorio y cuatro pinceladas que enseguida quedan empañadas por la simpleza de la trama, el infantilismo de su humor y la ausencia casi absoluta de riesgo. Por tanto, ha vuelto a suceder. El castillo de Blancanieves nos ha impedido ver de nuevo la luz del flexo.