Ir al contenido principal

Del papel a la pantalla: 'Tarántula', por Pedro Almodóvar

Almodóvar lleva hablando de este proyecto desde mucho antes de Los abrazos rotos. Ya entonces insinuaba que supondría un giro en su carrera y su primer escarceo con el género de terror. De hecho, El Deseo tenía comprados los derechos de la novela de Thierry Jonquet desde hace años y ya en 2001 se insinuó la posibilidad de que Tarántula sería la nueva producción del director manchego. La especulación se ha hecho realidad diez años más tarde, con una película que nuevamente ha dividido a la crítica en defensores y detractores irreconciliables.

Inquieta pensar qué habrá hecho Almodóvar con una novela como Tarántula, sobre todo una vez vistos los avances servidos a modo de aperitivo. Tanto en ellos como en el tráiler definitivo se observan elementos tan típicos del director como esa tendencia al costumbrismo exacerbado o a la belleza visual impostada. Son sin duda las señas de identidad que esperamos de sus filmes pero que quizá no encajen del todo en un texto que persigue otros objetivos, como la tensión o el misterio. E inquieta sobre todo el resultado de esta adaptación porque la novela original es indiscutiblemente una joya inesperada y escondida de la literatura.

Su lectura no supondrá ningún esfuerzo para los escépticos. En poco más de cien páginas se desarrolla una trama que otros autores serían capaces de estirar, sin apenas pestañear, a más de 500. En la capacidad de síntesis de Jonquet se encuentra sin duda uno de los grandes aciertos de Tarántula. Con tanta tendencia a publicar ficción en formato diccionario enciclopédico, se agradece que alguien sea capaz de condensar una historia tan absorbente en tan poco espacio. Y sin renunciar absolutamente a nada.

No es de extrañar que Almodóvar anunciara su primera incursión en el género de terror con esta novela, aunque algunos ya hayan sentenciado que la cinta produce más risa que espanto. El relato es adictivo y tenebroso, con una atmósfera que mezcla locura y tortura con exquisita sordidez. Su narración es enigmática y, sin duda, el punto más sorprendente de la lectura, con una voz imperativa muy poco habitual en autores y que Jonquet convierte en el elemento más misterioso de su trama.

Antonio Banderas será el encargado de encarnar a Richard Lafargue, un prestigioso cirujano plástico con una vida oculta. Mantiene encerrada en su casa a una mujer (Elena Anaya), a la que maltrata y humilla sin saber por qué, mientras realiza visitas esporádicas a un manicomio en el que permanece internada su propia hija. Por otro lado, un joven ha sido secuestrado y torturado en circunstancias parecidas después de huir con su mejor amigo tras atracar un banco y matar por accidente a un policía. Los motivos de ambos secuestros, la incertidumbre, son la esencia que mantiene enganchado al lector. Faltará por ver si la versión cinematográfica será capaz de reflejar en imágenes la gran sorpresa que depara y el libro y que a priori parece muy complicada de adaptar.

De entrada, la elección de actores no parece desafortunada. Muchos ya vaticinan un más que probable Goya a Antonio Banderas por su papel protagonista. La interpretación de Elena Anaya, con lo poco visto, sí parece más cuestionable, más cercana al histrionismo de una actriz Almodóvar que al personaje de la novela Tarántula. Pero ya estamos advertidos. La obra de Jonquet, de indispensable lectura, ha pasado por las manos del guionista manchego, que dice haberse inspirado más que basado en el libro original. Que no nos extrañe entonces si en cualquier momento aparece un travesti en pantalla. Avisados estamos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…