Ir al contenido principal

La enésima animalada

Pedirle originalidad al cine animado que nos llega desde Hollywood, cuando incluso Pixar tira del piloto automático, es ya una quimera. De ahí que sorprendan las reiteradas menciones a Toy Story en la mayoría de críticas sobre Mascotas, la última propuesta del estudio que arrasa con los Minions y que ahora ha batido récords con la manida fórmula de los animales parlanchines. ¿Acaso Zootrópolis no basaba su existencia en el éxito de Madagascar? ¿No son Kung Fu Panda e Ice age franquicias prácticamente autoparódicas? Los dibujos animados se han convertido en un entramado industrial cuya genialidad no se encuentra tanto en la idea o la técnica, prácticamente plagiados, sino en los pequeños matices de humor. Y en ese sentido, la propuesta de Illumination contiene los suficientes como para traspasar el aprobado.

Más allá de la típica historia de amistad y rescate, de su marcado tono infantil, Mascotas basa su astucia en la creación de personajes secundarios rotundamente hilarantes. De nuevo, los protagonistas de la función, esos dos perros en lucha interna por ganarse el favor de la dueña, son aquí los que menos conquistan. Les rodea un elenco de bichos robaescenas y por cuya existencia ya conviene felicitar a los guionistas. Una linda gatita con artes ocultas, un cerdo tatuado y con piercing en la nariz, un halcón controlando su instinto. Perfiles que ya hemos visto anteriormente (léase Gato con botas o Diego de Ice age) pero que con distinto collar armonizan una propuesta que encaja perfectamente en ese peliagudo cajón de sastre que es el de ‘para toda la familia’.

Porque aunque aquí los adultos tendremos que aguantar algunas situaciones claramente destinadas al público infantil también obtendremos a cambio chispeantes contribuciones, como el conejo psicópata Snowball que, zanahoria en mano, se convierte al instante en uno de los mejores villanos del cine animado. Para los que no conecten con la película quizá les convenga armarse de paciencia y esperar, bien avanzado el metraje, a una escena onírica protagonizada por salchichas absolutamente desternillante. Unos segundos de auténtica carcajada que ya compensan el precio de la entrada.

La película, por tanto, no pasará a la historia por su innovación sino que pasará directamente a engrosar la larga lista de exitosas franquicias animadas. Con la secuela y su fecha de estreno ya confirmadas, sólo cabe esperar de ella un nuevo desfile de personajes originales y carismáticos que nos haga olvidar por momentos que asistimos a un bucle de reiteración. Mascotas puede ser Toy Story, Buscando a Nemo, Madagascar o todas juntas. Para ideas frescas quizá convenga hurgar en otras cinematografías, como la asiática, o esperar a que se ilumine de nuevo el flexo de Pixar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…