Ir al contenido principal

Del papel a la pantalla: 'Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay', por Stephen Daldry

El próximo filme de Stephen Daldry supone un reto mayor que sus tres primeras obras maestras. Las asombrosas aventuras de kavalier y Clay, de Michael Chabon, abarca tanta materia que su adaptación es todo un reto incluso para el director que ha logrado trasladar a la pantalla de forma brillante dos novelas complejas como Las horas o El lector.
El realizador británico ha decidido echar mano de nuevo de un Premio Pulitzer, tras la historia a tres tiempos de Michael Cunningham, para su próxima película. Se desconoce prácticamente todo sobre ella, incluso a los actores que darán vida a los dos protagonistas del título. La única información de la que disponemos son las casi 700 páginas del ambicioso libro en el que se inspirará el largometraje y, de entrada, lo que trasciende de la obra es que se trata de un enorme desafío.
Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay pueden ser muchas cosas: desde un detallado homenaje al mundo del cómic hasta una apología del american way of life, pasando por la biografía de dos personajes ficticios repleta de acontecimientos que deambulan entre la realidad y la fantasía. Chabon realiza un ejercicio espectacular de documentación en el que la minuciosidad de los detalles nos hace sospechar que su trabajo se encuentra bien lejos de la ficción. Sin embargo, y ahí está el mérito de su labor, la historia es mayoritariamente una ingeniosa invención cimentada sobre acontecimientos reales.
Tras El lector, los nazis vuelven a estar presentes en un filme de Daldry, aunque en esta ocasión no desde un punto de vista tan reflexivo. El joven judío Josef Kavalier huye de la Praga asediada por Hitler hacia Estados Unidos, dejando atrás a sus padres y a su hermano. Una vez en tierras americanas, se instala en casa de su primo Sammy Klayman y juntos iniciarán desde la nada las exitosas viñetas de un superhéroe contra el nazismo (La primera portada del cómic la protagonizará una brutal paliza de El escapista al mismísimo Hitler).
Pero Chabon no sólo se dedica a radiografiar al milímetro los inicios y el auge del cómic de superhéroes, con menciones y reflexiones sobre personajes tan conocidos como Superman o Batman. La historia de Kavalier parte de una infancia marcada por su devoción hacia el ilusionismo en una época en la que el mago húngaro de origen judío Harry Houdini triunfaba en medio mundo escapando de cajas fuertes arrojadas al mar o liberándose de todo tipo de esposas, candados y cadenas. El ilusionista será la inspiración de los dos jóvenes a la hora de crear El escapista y su plasmación en la gran pantalla hace presagiar un parecido más que razonable con tantas otras películas recientes dedicadas al mundo de la magia (El ilusionista, El truco final o El último gran mago, con Guy Pearce encarnando al mismísimo Houdini).
Más allá de la magia y del cómic, el libro también deviene en tragedia personal. Kavalier vivirá torturado con la obsesión por reunir a su familia en América y Clay deberá asumir con muchas dificultades su orientación sexual. Sus caminos recorrerán acontecimientos inesperados y totalmente alejados de la trama inicial, con parajes bastante tristes que contrastan con la alegría inicial, para desembocar en un final apoteósico y espectacular en el Empire State Building.
En definitiva, mucha tela por cortar y para recortar en los 120 minutos que suele durar una película. El proyecto está todavía muy verde. Tan verde que incluso peligra su puesta en marcha, sobre todo porque de nuevo Stephen Daldry se enfrenta a una guerra entre productores capitaneada por el capo Weinstein. Si la adaptación sigue adelante (en IMDB sigue apareciendo el filme como ‘en desarrollo’) nos encontraremos ante uno de los filmes más esperados. Podremos comprobar si Daldry mantiene el excelente nivel de su carrera y, sobre todo, si ha sido capaz de llevar a la pantalla Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay sin perder el norte. Complicado lo tiene.

Comentarios

foolfashion ha dicho que…
Grandísima novela. Ojalá hagan la peli.

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

ÓRBITA 9 | Una odisea pseudoespacial

A Órbita 9 le ha pasado lo mismo que le ocurrió en su día a Blancanieves con The Artist o a La isla mínima con True detective. La todopoderosa Hollywood lastró en cierta forma sus innovadoras propuestas adelantándose en su estreno. Y es que el mismo día que llega a nuestras pantallas esta ambiciosa coproducción española y colombiana aterrizan Jake Gyllenhaal y Ryan Reynolds con Life, aunque la referencia que claramente lapida toda posibilidad de sorpresa llegó semanas antes con Passengers. Hay escenas de la cinta española que recuerdan sobremanera a la superproducción protagonizada por Jennifer Lawrence. Pero este tercer caso de simultaneidad de estrenos entre Estados Unidos y España difiere de los dos anteriores en una pequeña particularidad. No importa cuál se estrenó primero ni cuánto influyó en su resonancia. Ambos han resultado de lo más prescindibles.

De entrada, ha sido la propia promoción de la película la que ha echado por tierra el único giro argumental por el que merecería…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…