Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2014

Las 10 mejores películas de 2014

Que 2014 ha sido un excelente año para el cine español no sólo lo demuestran las mareantes cifras de Ocho apellidos vascos sino también la gran cantidad de propuestas made in Spain (más allá de la comedia superventas) que se han colado en la mayoría de rankings con lo mejor de los últimos doce meses. Codo a codo con obras maestras internacionales como Her o Mommy se sitúan talentosas cintas como 10.000 km., La isla mínima o Carmina y amén, probablemente una de las mejores comedias producidas en este país y probablemente también de las menos recompensadas. Junto a otras maravillas como Relatos salvajes o Magical Girl (no incluida inmerecidamente en esta lista personal e intransferible) conforman un espléndido año para un cine, el español, que debe seguir obviando sus complejos y las fórmulas trilladas.

En el podio de este ranking conviven tres pequeñas grandes joyas del cine independiente, las que mejor han sabido emocionar con premisas y estética arriesgadas y valientes. Tres obras im…

Mejor... dejarse llevar

Juntemos a un niño adorable con un viejo refunfuñón y obtendremos enseguida el filme sensiblero perfecto. Si encima lo aderezamos con una exótica prostituta y una madre en apuros, la fórmula se convertirá en infalible. Es el secreto que pregona a voces St. Vincent, una película que en ningún momento disimula su voluntad de tocar la fibra sensible y ante la que únicamente caben dos actitudes: el escepticismo o la entrega absoluta a la causa lacrimógena. Evidentemente, para garantizar una experiencia plena y satisfactoria se recomienda encarecidamente dejarse arrastrar por todos y cada uno de sus trucos. Saldrán de la sala totalmente renovados.

La historia se repite. Un jubilado antisocial y solitario se ve forzado a convivir con personas de bien, que irrumpen en su vida sin previo aviso y trastocan los cimientos de su desestructurada existencia. En este caso es una madre separada y su hijo de catálogo, tan avispado, sensible y educado que sólo podía estar destinado a un bullying de ca…

¿Quién puede odiar a Dolan?

Cuenta Xavier Dolan que escribió Yo maté a mi madre como venganza hacia su progenitora tras una sonora bronca y que Mommy le ha servido para resarcir aquella puñalada. Chico complicado debe ser este canadiense que sin embargo con sólo 25 años ha logrado gestar cinco notables películas, la última de ellas sin duda la más emocionante e intensa. Bonita manera de reconciliarse con una madre, regalándole a ella y a medio mundo el homenaje más puro y honesto, libre de atajos y almíbar.

Es admirable cómo Dolan ha conseguido labrarse en tan poco tiempo una legión de seguidores y detractores tan pronunciada. Y resulta bastante sencillo identificarse con ambas posturas. Mientras los primeros, modernos ellos, han encontrado en el joven director el soplo de aire fresco que hacía falta en sus vidas, los haters siguen centrándose en la extrema juventud y en las evidentes influencias del que consideran otro niño caprichoso con ínfulas de cineasta. Fácil empatizar hasta ahora, porque a partir de Mom…