Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

Los Oscars que serán...

Como cada año, la redacción de la revista Entertainment Weekly ha lanzado sus predicciones de cara a la inminente gala de los Oscars, basada no sólo en su experiencia como una de las publicaciones de referencia en Hollywood sino también por las predilecciones reveladas off the record por algunos de los académicos. A pesar de que se mantiene ese nuevo sistema que permite una lista de entre cinco y diez nominadas (este año han sido nueve las afortunadas), parece que la batalla puede acotarse a un duelo, el que sitúa frente a frente a los esclavos de Steve McQueen con la experiencia sensorial de Gravity.

Mejor película
La Academia de Hollywood se enfrenta nuevamente a un debate interno con el que se pone en juego la confianza del público en una institución que pocas veces ha tomado las decisiones más valientes. Por un lado, la razón (y los precedentes) la inclinan a coronar a lo más alto la historia definitiva sobre la esclavitud que tan crudamente ha ingeniado Steve McQueen, director qu…

...Y los Oscars que debieron ser

Mejor película
Hace cuatro años que la Academia de Hollywood decidió expandir hasta un máximo de 10 el número de candidatas al Oscar a mejor película con una doble intención: subir los audímetros de la ceremonia gracias a una mayor diversidad de fans y engrosar la taquilla con más nominadas. Pues bien, según la Entertainment Weekly ninguno de los objetivos se ha alcanzado con un éxito arrebatador. Las audiencias de televisión apenas han subido un 7% y sólo las películas independientes han obtenido un ligero aumento de ingresos. La artimaña tampoco se ha traducido en un mayor reparto de premios, ya que finalmente la lucha siempre termina siendo entre dos o tres favoritas. Y para colmo, ni siquiera ha supuesto una oportunidad para brindarle una mención especial a grandes películas que jamás optarían a un Oscar pero que se han ganado el beneplácito de crítica y público.

Tal es el caso de La vida de Adèle, para muchos la mejor película del año y cuya procedencia francesa no debería haber…

Por un San Valentín sin edulcorantes

Complicado lo tiene una película para que no se la etiquete de lacrimógena cuando el cáncer infantil asoma en su sinopsis. De hecho, difícil lo tendrá el espectador para mantener el pañuelo seco e impoluto. Porque Alabama Monroe es un drama en toda regla, pero más que recreado en la tragedia de una enfermedad se orienta hacia el estallido y el declive de una hermosa historia de amor, la que surge entre una tatuadora profesional y el músico de una banda de country o, para los puristas de la música, de bluegrass.

Y es que la película, una de las grandes favoritas para el Oscar al mejor filme de habla no inglesa, no merece los descalificativos del melodrama medio. Es una lección de buena música, un desafío narrativo, incluso un profundo debate sobre la religión. Pero sobre todo es un duelo interpretativo entre dos desconocidos a los que desearemos seguir la pista. Ella es Veerle Baetens, una belleza belga que canta como los ángeles, flamante ganadora del European Film Award por su papel…

¿Los peores Goya de la historia?

Cuando parecía que en los anales de las galas de televisión no podían alcanzarse cotas más altas de sopor y bochorno, llegó Manel Fuentes e imprimió el peor capítulo que se recuerda con la última edición de los premios Goya. Chistes manidos sobre el ministro, el anuncio de la lotería, Mario Casas y el relaxing cup, sketchs basados en las nominadas que se vienen repitiendo desde la época de Buenafuente, números musicales de pura vergüenza ajena. Tan sólo sobresalió Joaquín Reyes y su destape al estilo Femen, lo que nos hace pensar que quizá fuera mejor dejar la ceremonia en manos de un grupo de cómicos, al más puro estilo El club de la comedia.

Tampoco el reparto de cabezones suplió el entuerto. No cabe duda del ingenio de David Trueba en los discursos, un talento que sin embargo no termina de reflejarse en películas como Vivir es fácil con los ojos cerrados, cinta simpática y amable pero que no puede representar lo mejor del año del cine español. Un año marcado por la crisis económic…