Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2009

Otra excelente lección sobre periodismo

Imaginemos por un momento que José María Aznar hubiese dimitido de su cargo de presidente del gobierno por haber mentido a los españoles después del atentado terrorista del 11-M. Imaginemos que, entre la avalancha de peticiones de entrevistas, entre las cuáles se encontraría la de profesionales contrastados como Iñaki Gabilondo o José Luis del Olmo, el ex mandatario le concediera a Andreu Buenafuente el privilegio de moderar su primera aparición pública tras el escándalo. La sorpresa sería mayúscula en el sector de la comunicación y, desde luego, dado el historial masajista del showman, las esperanzas de un duelo trepidante y redentor serían mínimas.
Sólo extrapolando a nuestra realidad política las entrevistas de David Frost a Richard Nixon podemos hacernos una idea de la magnitud del acontecimiento. Puede parecer un hecho histórico demasiado local, únicamente comprensible e interesante para los estadounidenses, pero todo lo que rodea al caso Watergate, incluido el epílogo que relata …

Hay que ser muy valiente para llevar la vida que uno quiere

Muchos días cuando me levanto lo pienso. ¿Quién demonios mandaría al hombre someterse a esta especie de esclavitud del siglo XXI? ¿Qué maldito día se decidió que trabajar para alguien ocho horas diarias, cinco días a la semana, a cambio de más o menos dinero, era un ejercicio de realización personal? ¿Nadie se dio cuenta de que viajar hacinados como borregos en un vagón de metro a las ocho de la mañana día sí y día también no era la mejor forma de aprovechar los 80 años de nuestra esperanza de vida? ¿Quién inventó estas normas?
Cualquiera que disponga de recursos limitados se sentirá en algún momento identificado con April, el personaje al que da vida Kate Winslet en Revolutionary Road. Ella es la frustración, el sueño no cumplido, la utopía. Y su pareja en la ficción, Frank Wheeler, encarnado por un Leonardo DiCaprio insuperable, es el alter ego de la mayoría de occidentales, la atadura de pies y manos, la impotencia, la sumisión.
La película supone una bofetada tan inmensa a nuestra …

OSCARS 2008. Mi apuesta personal. ¡Vota la tuya!

Mejor película

Este año, a priori, sólo puede ser el de una de estas dos películas: El curioso caso de Benjamin Button o Slumdog Millionaire. A no ser que El lector se revele como la gran sorpresa de la noche (¡ojalá!), apuesto más por la primera, por la sencilla razón de que aparenta ser la película con todos los requisitos para alzarse con la estatuilla, además de sumar un total de trece nominaciones. Sin embargo, el filme de Danny Boyle es el que lleva cosechados más premios, entre ellos el Globo de oro. Aún sin haber visto ninguna de ellas, tan sólo Milk, la historia de un Benjamin Button que rejuvenece con los años se me antoja la más estimulante, aunque rozándola esté mi devoción por Stephen Daldry y su adaptación de un libro, El lector, absolutamente recomendable. El caballero oscuro no es la gran ausente, sino Revolutionary Road.

Mejor director

Tres de tres. Esas son las nominaciones que Stephen Daldry suma por sus tres únicas películas. Todo un logro que, sin embargo, es probabl…

Los gays y su burbuja de cristal

La mayoría de gays andan en la actualidad más preocupados por lucir una onza más en esas tabletas de chocolate que tienen como abdominales que por el activismo político. Parece que la moda, la estética y el polvo exprés son las principales banderas de un colectivo que no hace mucho tiempo atrás tuvo que luchar por sus derechos ante una sociedad homófoba. Corrían los años 70 cuando en Estados Unidos se comenzaba a gestar la campaña reivindicativa de Harvey Milk en la que se basa esta película. Pero corren los primeros años del siglo XXI y no parece que haya que bajar mucho la guardia. Y sin embargo, se baja.
Todo el contenido de Mi nombre es Harvey Milk, de principio a fin, es conveniente, no tanto para los concienciados heterosexuales que deciden acercarse al cine para verla sino para los gays que gozan en la actualidad de un entorno aparentemente más favorable del que viven los personajes de la cinta. Los homosexuales quizá ya no serán marginados en el trabajo por acostarse con hombr…