Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2008

El ensayo sobre la vejez de Isabel Coixet

Algo hay en la historia que nos cuenta Coixet en su última película que atrapa. No sé si el morbo de una relación entre hombre maduro y jovencita o si el juego dialéctico del protagonista consigo mismo o por el mero hecho de ver en pantalla un romance protagonizado por Penélope Cruz y Ben Kingsley. El caso es que Elegy despierta algunas de las sensaciones con las que tarde o temprano deberemos convivir, los miedos frecuentes del ser humano.
El paso del tiempo es sin duda el más aterrador. Todas las acciones y reacciones del profesor Kepesh se mueven en torno a ese reloj biológico que le recuerda constantemente que los años pasan y que con ellos marchan también las oportunidades. En su lucha contra la edad a veces sale ganador, logrando por ejemplo que su capricho en forma de joven estudiante termine arrojándose a sus brazos. Pero en tantas otras ocasiones son los años los que terminan venciéndole y frenando lo que de joven de bien seguro hubiera derivado a final feliz.
El abismo que lo…

JodiéndOT

No sé desde qué trono puede Risto Mejide verter tanta mierda sobre los concursantes de OT. Desde qué altiva posición puede lanzar improperios como “tu físico no te acompaña”. Por ahora, desconocemos por completo qué conocimientos y cualidades ha ido adquiriendo este personaje en su trayectoria profesional, y lo desconocemos porque precisamente su trayectoria está bien lejos de ser una ‘operación triunfo’. Este hombre no es nadie y sin embargo el programa le ha otorgado un papel determinante, el de humillar al iluso personal que va pasando ante las cámaras.
Parece, en cambio, que en esta edición han decidido atiborrar a la bestia con material sensible. Por sus gafas oscuras pasaron anoche actuaciones de puro bochorno que cualquier sesión casera del Sing Star podría superar. Resulta cuanto menos sospechoso que de entre los 11.000 aspirantes a triunfitos, estos 18 seleccionados fueran los de voz más prodigiosa. ¿No será que venden más las reprimendas del jurado que el talento de los part…